Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Guardia Civil y Policía, sobre la Secretaría de Estado de Interior: “nadie ha querido pringarse; el último fue Vera y así le ha ido”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Es la eterna “asignatura pendiente” en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: cómo mejorar la coordinación entre Guardia Civil y Policía. Los mandos lo tienen claro: no hay que crear una figura que ya existe, el secretario de Estado de Seguridad, sino que éste decida implicarse de verdad. Pero eso, comentan a ECD, puede pagarse caro y pocos están dispuestos a correr el riesgo.

Es la eterna “asignatura pendiente” en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: cómo mejorar la coordinación entre Guardia Civil y Policía. Los mandos lo tienen claro: no hay que crear una figura que ya existe, el secretario de Estado de Seguridad, sino que éste decida implicarse de verdad. Pero eso, comentan a ECD, puede pagarse caro y pocos están dispuestos a correr el riesgo. Para quienes llevan muchos años en la lucha antiterrorista, la respuesta a esa descoordinación de que dan muestras las dos instituciones que velan por la seguridad nacional no pasa por dar vida a nuevas instituciones o crear un comisionado plenipotenciario que supervise investigaciones y actuaciones. Esa figura, insisten, ya existe en la persona del Secretario de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior. “Las personas que han ocupado estos últimos años ese puesto —explica un veterano de la lucha antiterrorista- no han querido implicarse porque se trata de un terreno difícil, del que pueden salir salpicados”. Y continúa: “Quien quisiera coordinar de verdad a Guardia Civil y Policía tendría que ‘arremangarse’, pedir que todos los mandos le reporten a él, se le tenga puntual informado de todos los asuntos desde uno u otro lado, delegar coordinaciones menores poniendo de acuerdo a subordinados entre sí y avisar de que la ocultación y que el engaño se paga caro”. Hasta ahora, denuncian sin embargo los Cuerpos, quien ha tenido la misión de coordinar nunca se ha atrevido a dar un puñetazo sobre la mesa cuando alguien les ha dado gato por liebre. ¿La causa? “Quizá nadie se ha sentido suficientemente respaldado para hacerlo o no ha tenido la valentía suficiente”, precisan. “Aquí hay dos formas de coordinar —resumen-: por un lado, ‘venís aquí cada tres días y me contáis todo lo que hay, y yo os diré lo que os toca hacer a cada uno’. Esto supone erigirse en el jefe de todas esas misiones, tomar decisiones muy delicadas y asumir la responsabilidad subsiguiente. Y la otra, ‘yo no quiero saber nada en profundidad pero si tenéis algún problema me llamáis’. Eso implica que nada te salpique pero limitando evidentemente esa labor de coordinación pues sólo se interviene en casos extremos y graves”. “Rafael Vera —aseguran algunos agentes- fue el último que realizó esa función, implicándose hasta el fondo, y hay que ver cómo le ha ido. Ricardo Martín Fluxá fue otro de los que más se ha metido y, por supuesto, conoció más que Pedro Morenés e Ignacio Astarloa”.

·Publicidad·
·Publicidad·