Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La Guardia Civil detectó a la etarra Saioa Sánchez en septiembre, en una gasolinera de Lérida, junto a otro miembro de ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 26 de septiembre Saioa Sánchez Iturregui, también conocida como ‘Hintza’ viajaba con Eneko Zarrabeitia Salterain, alias Sorgin, tal y como quedó registrado en las cámaras de seguridad de la estación de servicio Top Oil, en Torrefarrera, en Lérida direccion Zaragoza. La etarra fue detenida el pasado miércoles en Francia acusada de asesinar por la espalda a dos guardias civiles junto a Asier Bengoa López de Armentia.

Según publicó El Confidencial Digital (léalo aquí), las cámaras de seguridad de la estación de servicio Top Oil situada en la carretera de Torrefarrera, dirección Zaragoza, registraron los rostros de Saioa Sánchez Iturregui, más conocida como ‘Hintza’, junto a Eneko Zarrabeitia Salterain, alias Sorgin, cuando pararon a repostar combustible con un Rover matriculado en San Sebastián.

Los dos jóvenes fueron identificados sin problemas por los expertos de la Guardia Civil ya que se trata de dos viejos conocidos de las Fuerzas de Seguridad cuyas fotografías ya figuran en la lista de los seis terroristas más buscados distribuidas por el Ministerio de Interior en verano para solicitar la colaboración ciudadana.

Entonces, fuentes de la investigación confirmaron a ECD que Saioa junto a su novio, Aritz Argingoniz – detenido el 11 de julio cuando supuestamente iba a atentar cargado de una mochila contra un edificio público de Santander-, estaban en el punto de mira de los expertos en la lucha antiterrorista después de que fueran identificados como parte del reconstituido ‘comando Vizcaya’ que habían logrado huir cuando la Ertzaintza encontró el 23 de diciembre un zulo con 230 kilos de explosivos en Amorebieta.

El juez Baltasar Garzón decretó la búsqueda y captura de Iturregui y Zarrabeitia, junto a la del jefe militar de la banda, Garikoitz Aspiazu, ‘Txeroki’. Según el magistrado, el ‘talde’ Argingoniz-Iturregui había recibido órdenes de Txeroki de atentar con un gran coche bomba que llevaba 50 kilos de amonal contra un edificio público de la capital cántabra, a elegir entre un extenso listado.