Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El “mercado” de medallas de la Guardia Civil: las últimas condecoraciones levantan de nuevo las sospechas entre los agentes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los altos cargos de la Guardia Civil y el personal del cuerpo destinado en oficinas serán los miembros de la Benemérita que más condecoraciones lucirán en sus uniformes el próximo 12 de octubre, día en el que celebrarán la fiesta de su patrona, la virgen del Pilar. Esta es la denuncia realizada por algunos miembros de la institución, que relatan a ECD algunos favoritismos y arbitrariedades.

Los altos cargos de la Guardia Civil y el personal del cuerpo destinado en oficinas serán los miembros de la Benemérita que más condecoraciones lucirán en sus uniformes el próximo 12 de octubre, día en el que celebrarán la fiesta de su patrona, la virgen del Pilar. Esta es la denuncia realizada por algunos miembros de la institución, que relatan a ECD algunos favoritismos y arbitrariedades. Esas medallas que portarán “unos pocos” en la fiesta nacional serán observadas por muchos con recelo. En primer lugar, entre algunos subordinados y agentes destinados a servir “en la calle” existe la sensación de que sus servicios no son reconocidos de la misma manera que los de otros compañeros. La herida está abierta y la publicación de los últimos condecorados en el Boletín Oficial de la Guardia Civil no ha hecho sino aumentarla. Hay que recordar que estas condecoraciones no son un simple reconocimiento, pues con ellas se obtienen también puntos para ascender de rango. Además, muchas van acompañadas de primas económicas, que pueden alcanzar hasta los 6.000 euros. Según ha podido saber El Confidencial Digital, los guardias civiles propuestos para recibir una condecoración no siempre son los que más méritos poseen. Algunos de ellos ni siquiera han tenido un papel relevante en la investigación que ha motivado ese reconocimiento. Esta injusticia viene creando bastante malestar en el Cuerpo desde hace años. Un caso clamoroso es el de un agente que lleva dos años destinado en las calles de una zona costera de España. El Guardia Civil ha prestado un excelente servicio al Cuerpo y esperaba ser propuesto por sus superiores para recibir una condecoración. Sin embargo, el elegido ha sido otro de sus compañeros. Se trata de un hombre que trabaja en las oficinas y lleva tan sólo un año en ese destino marítimo. En el entorno de los dos agentes se comenta que el propuesto para ser condecorado “tiene muchos menos méritos”. Además, se denuncia que, en la oficina de esa comandancia, las estadísticas sobre detenciones y casos resueltos con éxito “se camuflan”. Es decir, resulta difícil proponer con justicia al agente que debe ser condecorado y la concesión queda al libre arbitrio de los mandos. Otro ejemplo, más conocido, es el de los agentes que participaron en la investigación de Rocío Wanninkhof. Estos miembros del Cuerpo, fueron condecorados y premiados económicamente sin esperar a la resolución de los jueces. En esta ocasión, las imputaciones quedaron en nada pues el caso fue sobreseído. Los agentes no debieron recibir un premio. Algunas asociaciones de la Guardia Civil se quejan de haber reclamado al Gobierno, por distintas vías, la regulación de las condecoraciones, hasta ahora —declaran- sin ningún éxito. Los asociados pretenden establecer un sistema más justo, igualitario y, sobre todo, objetivo. Fuentes de la Unión Profesional de Guardias Civiles (UPGC) han recordado, por ejemplo, que el pasado invierno, propusieron a la Secretaría de Estado de Interior un cambio en la normativa sobre las condecoraciones. En aquella reunión, conocida como “Mesa de Impulso y Desarrollo del Régimen Estatutario de la Guardia Civil”, se recordó la necesidad de modificar los requisitos y procedimientos para la concesión de recompensas y condecoraciones. La UPGC manifestó que los criterios en la concesión de medallas son “ambiguos y arbitrarios”. Además, denunció que se han concedido condecoraciones por servicios “maquillados”. Por otro lado, la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIG) también ha propuesto un criterio alternativo para la entrega de estos galardones. Fue el pasado mayo ante el Consejo Asesor de Personal de la Benemérita, con el que volverán a reunirse en octubre. La respuesta a esa reclamación fue la creación de una orden general. En ella se establece que a todos los agentes con tres servicios “felicitados” y anotados en ficha se les abrirá un expediente para valorar sus méritos. Según explicaron en el entorno de la asociación, esta orden todavía no está en vigor.