Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Guardias Civiles se quejan de las facilidades de los militares para acceder al Cuerpo y de que además “muchos son unos gamberros”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Agentes de la Benemérita denuncian que muchos de los militares que accederán desde el ejército a la Guardia Civil acusarán una importante falta de disciplina y no estarán a la altura del Cuerpo: “son unos gamberros”. Además, se quejan de las facilidades que se ofrecen a estos militares para ingresar en la Benemérita.

El ex ministro de Defensa, José Bono, reservó en la Guardia Civil un porcentaje de plazas para dar salida a aquellos soldados profesionales que quieran pasar a formar parte de la Benemérita. Ahora, los agentes del Cuerpo se quejan de que estos militares de nuevo ingreso acarrearán una serie de graves problemas a las comandancias.   De esta forma, algunos guardias civiles denuncian que estos soldados profesionales que desean ingresar en la Guardia Civil tan sólo tienen que superar una prueba –descalificatoria, eso sí-, “la ortografía”. Así, critican que aquellos militares que forman parte del Ejército profesional durante seis años obtienen una puntuación lo suficientemente alta para, prácticamente, convertirse en Guardia Civil.   Pero las principales quejas de los agentes están dirigidas hacia las prácticas habituales que, según ellos, tienen lugar en los cuarteles castrenses..   Según testimonios a los que ha tenido acceso El Confidencial Digital, agentes de la Benemérita afirman que los militares manifiestan importantes faltas de disciplina: se les puede ver a fumando drogas, rompiendo cabinas de teléfono o intimidando a los viandantes. “No están a la altura de la Guardia Civil”, concluyen.   Los afectados critican, asimismo, que los soldados se ven beneficiados con respecto a la gente que desea ingresar en la Guardia Civil a través de una oposición. Gente bien preparada, con estudios y que se toman en serio la oposición, afirman, “se ven discriminados con respecto a los militares, ya que tienen menos plazas para ellos y un baremo mucho menor” -por ejemplo, se obtiene más puntos por provenir del Ejército que por ser licenciado-.   No obstante, estos mismos damnificados también reconocen que son muchos, la inmensa mayoría, los profesionales en el Ejército cuyo comportamiento no coincide en absoluto con el de estas excepciones.