Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El buque Hespérides deberá reparar uno de sus motores y aumentar la propulsión para iniciar en julio de 2007 su primera campaña en el Ártico

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En estos momentos está en las Islas Azores con proyectos biológicos y tras las vacaciones de Navidad desarrollará nuevas campañas científicas hasta que el 1 de julio de 2007 parta rumbo al Ártico. Permanecerá dos meses en el Polo Norte para después volver a la Antártida.

El buque oceanográfico Hespérides tiene tras de sí una dilatada trayectoria en los mares de medio mundo. Bien conocido por la comunidad científica española es una perla que muchos científicos quieren para sus proyectos de investigación.   Pero el año que viene aún será más codiciado porque emprende su primer viaje al Ártico, un extenso océano cubierto de hielo, rodeado por tierras despobladas de árboles y subsuelo helado. Según han confirmado a El Confidencial Digital fuentes de la Armada, el Hespérides tiene previsto partir del Arsenal Militar de Cartagena el día 1 de julio de 2007 rumbo Islandia para acceder al Círculo Polar Ártico donde permanecerá dos meses ya que su vuelta está prevista para septiembre.   Eso sí, para poder afrontar esta primera Campaña Ártica deberá hacer algunas reparaciones que se hacen imprescindibles. Lo primero, uno de sus motores que a día de hoy no funciona con total operatividad. De la misma manera que le hace falta incrementar su propulsión para lo que debe contar con una mejora en su sala de máquinas.   En los últimos meses el buque de color blanco y naranja se había sometido a algunas reformas, pero no de carácter funcional. Sí se había destinado una partida extra a mejorar las condiciones de habitabilidad del barco, los camarotes que utilizan los científicos que viajan con el Hespérides para desarrollar sus proyectos. Se ha aumentado la capacidad de la comunidad científica en unas cuatro o seis personas más.   De igual manera se había reformado, por ejemplo, la cámara de oficiales. Aunque el puente de mando, por citar otro ejemplo apenas ha sido modificado, sólo se ha introducido algún elemento que mejora la lectura de las cartas de navegación.   Según fuentes militares consultadas por ECD, los proyectos científicos están en fase de adjudicación y lo más probable es que se limite su cantidad por la novedad de la campaña que va a emprender el buque. Quizá algunos de ellos tengan que ver con el cambio climático y el calentamiento del planeta ya que varios estudios de la NASA recogen que el deshielo de la región ártica es un hecho evidente que está provocando un aumento en el nivel de los mares.   Un mes antes de iniciar el viaje el comandante del barco será sustituido. El actual, José María Turnay, estará al frente del Hespérides hasta junio del año que viene. Hasta entonces seguirá pendiente de los proyectos de investigación que tendrán lugar en aguas peninsulares.   Tras volver del Estrecho de Bering y pasar por su base en Cartagena, la Armada en colaboración con el Centro Superior de Investigaciones Científicas tiene previsto que el buque se traslade de nuevo a la Antártida donde aprovisionará a las bases “Juan Carlos I” y “Gabriel de Castilla”. Este año, este trabajo lo va a realizar en solitario el buque “Las Palmas”.

·Publicidad·
·Publicidad·