Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los tres motivos del plante de IU a Zapatero: su ‘dura’ política migratoria, los roces con Economía y el perfil “felipista” de Trinidad Jiménez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La federación que lidera Gaspar Llamazares ha decidido hacer público estos días su distanciamiento con algunas actuaciones del Ejecutivo que dirige Rodríguez Zapatero. Tres son las causas que han provocado esta toma de posición.

Según relatan a El Confidencial Digital desde el entorno de Llamazares, Izquierda Unida está muy preocupada por la deriva del Gobierno Zapatero, “que está apostando mucho, curiosamente, por contentar a la derecha, por acercarse a las tesis del PP y así neutralizarlo”.   Esta nueva dinámica no ha gustado nada en la federación. El PSOE –aseguran- está cayendo en unos posicionamientos incompatibles con “la verdadera izquierda” y que “chirrían”, por tanto, en su sede nacional de la calle Olimpo. Tres son las causas principales de este enfrentamiento:   -- En primer lugar, el giro que se ha dado en política migratoria. IU se opone frontalmente a la radicalización de la postura del Ejecutivo, “muy en la línea del PP”. Para la federación sería más oportuno optar por políticas sociales de fondo, de ayuda a los “sin papeles”.   De hecho, IU denuncia que ellos dieron su apoyo a la creación de un fondo para la integración de la inmigración, partida “que ahora está siendo expoliada para financiar otros asuntos, como las masivas repatriaciones, la creación de centros de internamiento temporales…”. Esta reorientación de prioridades en tema tan sensible no ha gustado nada a IU.   -- El segundo campo de disensión con el PSOE es la “tensión permanente” que domina las relaciones de IU con los Ministerios de Economía e Industria. “Son departamentos –reconoce a ECD un alto cargo de la federación- que están adoptando tesis excesivamente liberales en lo económico, posicionamientos que no podemos compartir”.   Y se recuerda la voluntad de IU, manifestada reiteradas veces a los interlocutores socialistas, de sumarse con sus votos a la anunciada reforma fiscal. Finalmente, las modificaciones promovidas por Pedro Solbes y su equipo imposibilitaron este consenso.   -- La tercera fuente de discordia tiene nombre y apellidos: se llama Trinidad Jiménez García-Herrera. En Izquierda Unida ha sentado “como una bomba” la designación de la socialista para la secretaría de Estado de Iberoamérica. “La incorporación de Trinidad Jiménez genera desasosiego”, reconocen desde la federación. “Se van a favorecer las tesis de Felipe González en Hispanoamérica y se va a apostar una política exterior que reprobamos totalmente”, concluyen.   Hay que recordar que desde 1996 hasta julio de 2000, Trinidad Jiménez trabajó como Responsable de Relaciones Políticas con América en la Secretaría de Relaciones Internacionales del PSOE y, desde 1997, fue asesora del ex presidente Felipe González en la Comisión Progreso Global de la Internacional Socialista.   Sin embargo, la federación de Gaspar Llamazares advierte que tampoco piensa “hacerle el juego” al PP, es decir, van a denunciar “la derechización” del Ejecutivo, “su obsesión por centrarse y atemperar las políticas de izquierdas”, pero sin retirar su apoyo al PSOE.   “No vamos a facilitar la estrategia del Partido Popular –advierte un hombre de confianza de Llamazares-; no vamos a pagar la factura de debilitar al Gobierno: nos hemos comprometido con el PSOE en la investidura y vamos a ser críticos pero no destructivos”, concluyen.