Martes 27/09/2016. Actualizado 12:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La cúpula de IU, condenada por el juzgado de lo social al rescindir ilegalmente los contratos de varios “liberados”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Juzgado de lo Social número 23 ha condenado a IU federal declarando improcedente la extinción de contratos de 3 trabajadores a los que esta organización despidió el pasado día 5 de agosto alegando razones económicas. Las protestas de los afectados fueron contestadas en su día por sus dirigentes insinuando connivencias con el PCE.

El Juzgado de lo Social número 23 ha condenado a IU federal declarando improcedente la extinción de contratos de 3 trabajadores a los que esta organización despidió el pasado día 5 de agosto alegando razones económicas. Las protestas de los afectados fueron contestadas en su día por sus dirigentes insinuando connivencias con el PCE.

 

El fallo de la sentencia se sustenta en la no acreditación de que la sólo salida de los trabajadores vaya a contribuir a superar una situación económica negativa: “prescindir de los demandantes –reza el dictamen-  no implica una mejora organizativa de la parte demandada ni un mejor empleo de los recursos económicos, por lo que la calificación de despido tiene que ser la de improcedente”.

 

La difícil situación financiera a la que se alude tiene que ver con el descenso de ingresos de la formación que lidera Gaspar Llamazares. IU recibía en la anterior legislatura 42.000 euros mensuales para gastos del grupo. En los próximos cuatro años la asignación mensual ha quedado reducida a 30.000.

 

Además, a esta pérdida de 12.000 euros hay que añadirle la obligatoriedad de compartir el personal de la organización con ICV, el socio catalán que ha permitido a IU alcanzar el estatus de grupo parlamentario.

 

Hay que recordar que los trabajadores despedidos acusaron en su día a IU de sectarismo y prepotencia en sus despidos, y denunciaron la negativa de la formación a aceptar una disminución drástica de gastos superfluos, como viajes, comidas o teléfono, y de compatibilizar estos expedientes de regulación de empleo con nuevas contrataciones de personal.