Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Joan Ignasi Pla ha sido víctima de una pinza entre Jordi Sevilla (la ‘mano negra’ que filtró su impago) y Janli Cebrián (que manda otro aviso al PSOE)

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La noticia sobre el supuesto caso de corrupción del secretario general de los socialistas valencianos, surgió del círculo del ex ministro de Administraciones Públicas, frente a quienes apuntaban a José Blanco como supuesta “garganta profunda” de la Cadena SER. Cebrián dio luz verde al tema en su guerra contra el PSOE por no recibir apoyo en la lucha contra Mediapro.

Como ya publicó El Confidencial Digital, Jordi Sevilla telefoneó a Joan Ignasi Pla el miércoles por la mañana para mostrarle –según afirmó él mismo (léalo aquí)- su “solidaridad” por el duro trance que atravesaba tras la revelación de la Cadena SER: la constructora Villegas habría sufragado los 78.000 euros que costó la reforma realizada en su casa entre septiembre del 2006 y abril de este año.

Casi contemporáneamente, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, advertía en un desayuno en Madrid ante periodistas y empresarios que, si el dirigente autonómico no ofrecía “explicaciones convincentes” sobre el supuesto trato de favor recibido de la constructora, tomaría las medidas oportunas. Tan enérgica intervención hizo pensar a muchos que el filtrador de esas facturas podía estar en Ferraz.

Pues bien. Según ha podido saber ECD por fuentes de toda solvencia, el ‘beso de la muerte’ se lo ha propinado el entorno de Jordi Sevilla y no del de José Blanco. Estas mismas fuentes aseguran que, aunque el secretario de organización ha hecho gala en los medios de una actitud firme, esta crisis ha sentado a ‘cuerno quemado’ en la sede nacional del PSOE. Ha estallado en un momento “muy inoportuno” y claramente perjudicial para el PSOE: Blanco pretendía conducir a la formación en Valencia hasta las generales en una aparente “estabilidad” y lavar los trapos sucios tras los comicios de 2008.

Que la noticia fuera ofrecida en exclusiva por la Cadena SER tampoco se ha visto como un hecho casual: es un capítulo más de la tensa relación entre el matrimonio PSOE-Prisa. De hecho, como ya informó este diario –consulte aquí esa noticia- Juan Luis Cebrián se reunió con Blanco a finales de septiembre y le dejó claro que, si el PSOE quería el apoyo de El País, la Cadena SER y Cuatro de cara a las próximas generales, debían apoyarles en el conflicto que les enfrenta a Mediapro por los derechos televisivos del fútbol. En caso contrario, les tendrían enfrente.

Valencia es un territorio clave en las elecciones que se avecinan, tras la derrota electoral que sufrió Pla frente al PP en las autonómicas. Ferraz intentó en un primer momento desplazar al secretario general y recolocar a Jordi Sevilla después de que Zapatero lo cesara como ministro de Administraciones Públicas.

Pero Pla se mantuvo firme y optó por seguir al frente de la secretaria general hasta el congreso de 2008, momento muy adecuado, pensaba, para acometer una renovación. El enrocamiento del líder regional no gustó nada en Madrid, pero José Blanco evaluó la situación y prefirió mantener el asunto en “calma tensa” hasta ese momento y evitar ‘daños colaterales’.

De hecho, el PSOE ha colocado a dos de sus figuras más importantes para captar al electorado valenciano: la vicepresidenta Fernández de la Vega en la lista de Valencia, y el titular de Sanidad, Bernat Soria, la de Alicante. Fernández de la Vega exigió ayer a su partido que se clarifique por completo la situación, antes de asumir ella oficialmente el cartel electoral en Valencia.

·Publicidad·
·Publicidad·