Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Informe. ETA no descansa mientras Policía y Guardia Civil quieren saber qué terroristas negociarán con el Gobierno: la vigilancia es mutua

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado controlan los movimientos de la izquierda abertzale porque la banda terrorista hace lo mismo recabando información por si fracasa el alto el fuego permanente. Alfredo Pérez Rubalcaba recibe y maneja todos los datos.

Han pasado 6 meses desde que entró en vigor el alto el fuego permanente declarado por ETA a través del diario Gara. Y la sensación en medios de la lucha antiterrorista consultados por El Confidencial Digital es que ha habido un parón en los atentados, pero no en la recopilación de información por parte de los etarras. Han sido 6 meses dedicados a tomar notas.   Y lo hacen los dos bandos. Tanto el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA) como la Policía o la Guardia Civil han seguido con su trabajo. Se siguen investigando “los flecos” que había pendientes, señalan fuentes policiales a este confidencial. Pero lo que más interesa saber es quienes podrían ser los interlocutores ante el gobierno si hay negociación.   No se descarta que en todo este proceso se estén alzando voces dentro de ETA pidiendo un mayor compromiso del Ejecutivo en alguno de los tres frentes que ellos consideran clave: autodeterminación, presos y Navarra. Y que sea ese mismo sector el que quiera romper la tregua si el gobierno no cede. Cualquier dato que es considerado de interés acaba entre los papeles del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.   Desde que ETA anunciara esta tregua, apenas se ha bajado la guardia. Fuentes de los Grupos Antiterroristas Rurales de la Guardia Civil (GAR) consultadas por ECD,aseguran que no ha descendido el ritmo, por ejemplo, en los puestos de control que se instalan como una herramienta de búsqueda aleatoria. La banda sigue teniendo necesidades logísticas que no va a dejar descuidadas, explican. Esos movimientos están también en el punto de mira de los servicios de información de los cuerpos policiales.