Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Movimientos discretos durante la última semana

Íñigo Errejón maniobró para frustrar un acuerdo secreto de Pablo Iglesias con Izquierda Anticapitalista

Pidió a Mónica Oltra que ofreciera un pacto a Pedro Sánchez y evitar así nuevas elecciones, como pretendía el secretario general

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Compromís intentó, hasta el último momento, un acuerdo con el PSOE que evitara la convocatoria de nuevas elecciones. Y lo hizo un día después de que Íñigo Errejón se reuniera con Mónica Oltra. El número dos de Podemos no conocía el contenido del llamado “Pacto del Prado”, pero llevaba días pidiendo a la valenciana un movimiento de esas características que hiciera cambiar de opinión a Pablo Iglesias.

Mónica Oltra e Íñigo Errejón. Mónica Oltra e Íñigo Errejón.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes bien situadas en Podemos, Pablo Iglesias tenía decidido, desde hace semanas, no aceptar ninguna propuesta del PSOE para formar gobierno. En concreto, desde el cese de Sergio Pascual como secretario de Organización y la elección de Pablo Echenique como su sucesor.

El líder del partido quería debilitar el poder de Íñigo Errejón y los suyos y no dudó en situar a un representante de Izquierda Anticapitalista como número tres de la formación. A cambio, tal y como se publicó en estas páginas, prometió al propio Echenique, y también a Teresa Rodríguez, negociar con IU una coalición electoral.

Pero ese acuerdo era mucho más amplio. Iglesias se comprometió, además, a forzar nuevas elecciones, rechazando cualquier intentona de Pedro Sánchez, con el que estaba negociando, en esos momentos, para cerrar una reunión a tres con Albert Rivera en la que se iban a tratar diferentes fórmulas para formar gobierno.

Errejón buscó la ayuda de Mónica Oltra...

El pacto entre Pablo Iglesias e Izquierda Anticapitalista no se conoció, a nivel interno, hasta después de ese encuentro entre los líderes de PSOE, Podemos y Ciudadanos. Fue entonces, y una vez que la formación morada descartara el acuerdo, cuando Íñigo Errejón y el resto de miembros de la ejecutiva supieron que el secretario general no quería un gobierno socialista.

A partir de ese momento, explican las fuentes consultadas, el número dos de Podemos “empezó a moverse”. Era consciente que él solo no podía hacer caer el acuerdo Iglesias-Echenique, pero buscó ayuda en un referente político para el secretario general de Podemos: Mónica Oltra.

Errejón contactó hace varios días con la vicepresidenta de la Comunidad Valenciana para transmitirla que si Compromís ofrecía un pacto al PSOE que facilitara un “gobierno a la valenciana”, Podemos se vería obligado a sumarse a la iniciativa. Por eso, le animó a dar ese paso para evitar nuevas elecciones.

y Compromís intentó el acuerdo

Desde Compromís explican que la líder del partido, así como los cuatro diputados de la formación en el Congreso, empezaron a trabajar en el llamado “Pacto del Prado” desde finales de la semana pasada. Un trabajo que los senadores sabían que se estaba produciendo, pero “sin conocer los detalles”.

Esa reserva impidió que Pablo Iglesias fuese informado antes del martes, tal y como él mismo confirmó. Tampoco conocía los detalles de la oferta al PSOE Íñigo Errejón, a pesar de reunirse con Oltra apenas unas horas antes: “Él pidió nuestra ayuda y sabía que estábamos movimiento algo, pero nada más”, explican desde la formación valenciana.

Iglesias dijo “no” antes de los cambios del PSOE

La maniobra de Compromís, sin embargo, y como es conocido, fracasó: Iglesias aseguró que el acuerdo no era posible por “los cambios introducidos por el PSOE”, en referencia a las matizaciones que hicieron los socialistas a 3 de las 30 propuestas enviadas por el partido valenciano.

No obstante, las fuentes consultadas por ECD explican que el secretario general de Podemos, como Domènech, Espinar y hasta Monedero, ya había dicho “no” antes de que se pronunciara el PSOE: “Dejó claro que no era posible, aunque luego se apoyó en las modificaciones del Grupo Socialista para rechazar el acuerdo”.

Una postura que, de primeras, molestó mucho a Compromís: “Se dijeron muchas cosas que no nos gustaron”. Sin embargo, los cambios del PSOE sirvieron para que Podemos y el partido valenciano se pusieran de acuerdo en sus ataques contra Sánchez. El plan de Errejón, no obstante, quedó en nada.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·