Jueves 21/09/2017. Actualizado 13:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Instituto de Estudios Económicos lleva a Cataluña su crítica al secesionismo: va a presentar en Barcelona el informe sobre la inviabilidad de un estado catalán

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Instituto de Estudios Económicos presentará en Barcelona en las próximas semanas su estudio sobre la inviabilidad económica del Estado catalán. El informe, titulado "La cuestión catalana hoy", recibió luz de gas por parte de los medios de comunicación catalanes cuando se presentó en Madrid.

El estudio, que ya se presentó en Madrid, desmonta las fantasías macroeconómicas del nacionalismo. Demuestra que no es posible una Cataluña independiente, con superávit fiscal y comercial, jugosas prestaciones sociales y pleno empleo. Desmonta las predicciones del Circulo Catalán de Negocios, principal centro de difusión del nacionalismo económico, financiado y sostenido por la Generalitat.

La idea de presentarlo ahora en Barcelona, donde los medios locales apenas se hicieron eco del informe, es una iniciativa con cierto riesgo porque pueden producirse reacciones incluso violentas, según reconocen fuentes cercanas al IEE, pero la decisión es firme.

Los autores del informe, economistas y catedráticos de universidad de Madrid y Barcelona, quieren llevar el debate al corazón de Cataluña. En este momento hay una presión ambiental asfixiante y teledirigida a favor de la independencia económica.

Tres shocks

En el prólogo del informe, el presidente del IEE, José Luis Feito, que es también presidente de la Comisión de Economía de la CEOE, señala de modo contundente que “la independencia de Cataluña sometería al país a tres shocks, cualquiera de los cuales tumbaría a la economía mas próspera”. Advierte de que “los que promueven la secesión no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen.

El informe señala que la secesión de Cataluña, lejos de crear un país rico y por encima de la media de renta de los países de la Unión Europea, supondría un empobrecimiento inmediato, un varapalo para su comercio exterior y sus exportaciones, que podrían caer hasta un 20%.

El PIB, lejos de crecer, caería un 4%, con el consiguiente impacto negativo de varios puntos en el empleo. La caída de las exportaciones no solo se produciría en el momento de la secesión, se prolongaría durante quinquenios de manera significativa.

Fuera de la Unión Europea

La secesión supondría la salida inmediata de Cataluña de la Unión Europea y del área euro.

Las entidades financieras catalanas (La Caixa, Banco Sabadell) quedarían fuera de la divisa europea y del Sistema de Protección de Bancos Europeos Centrales. Las grandes entidades financieras catalanas tendrían que cambiar su domicilio fiscal a Madrid u otra ciudad de España para mantenerse bajo el paraguas del euro.

La pérdida del euro como moneda supondría gravísimos trastornos para Cataluña en la actividad económica. El nuevo país no podría mantener el euro como unidad de cuenta, medio de cambio y depósito de valor.

Problemas con el presupuesto

El nuevo estado nacería débil y con un futuro problemático, ya que su presupuesto inicial, en las actuales circunstancias de crisis, no podría superar los 48.000 millones de euros, un 28% inferior al estimado por el Circulo Catalán de Negocios para 2013.

Cataluña tampoco podría acudir a los mercados internacionales para financiarse. Juega en su contra la situación de sus cuentas públicas y las graves incógnitas de viabilidad que plantearía el nuevo estado.

La secesión, lejos de ser una amigable e indolora separación, sin costes económicos y políticos, supondría una crisis institucional, política y económica en toda regla, de impredecibles consecuencias.

Los autores del informe sostienen que se está hurtando a los catalanes los datos reales del coste de la independencia. El nacionalismo diseña a medida “cuentas benéficas o inventadas” sin base real, y proyecciones macroeconómicas que no se sostienen más que con ideología.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·