Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Intenso nerviosismo en el Gobierno tras la recusación de Pérez Tremps, quien habla ya de dejar su puesto a otro en el Constitucional

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La recusación del magistrado Pablo Pérez Tremps, que deja en minoría a los miembros del Tribunal Constitucional partidarios de “salvar” el Estatuto de Cataluña, ha dejado descolocado al Gobierno, que en las últimas horas ha dado evidentes muestras de nerviosismo.

La posibilidad de que el texto catalán sea declarado inconstitucional en algunas de sus partes más relevantes rompería el proyecto de Rodríguez Zapatero, que además queda en situación de gran debilidad frente a quienes constituyen su soporte parlamentario, tanto en Cataluña como en Madrid.

La crispación gubernamental se ha puesto de manifiesto, por ejemplo, en las desabridas declaraciones de algunos de sus portavoces, incluida la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, en general moderada en sus palabras, pero también de José Montilla.

De la Vega acusó ayer al PP, ante el Grupo Socialista, de ser una derecha “cada vez más extrema”, y de empeñarse en fomentar el “desorden” y la “exaltación” en la sociedad española. Lleva a cabo –dijo- una estrategia de confrontación sin freno, buscando “el poder por el poder”, a pesar de saber que eso daña a la democracia.

Más destemplado se mostró Montilla, presidente de la Generalitat, quien –en relación con la recusación de Pérez Tremps- acusó al Partido Popular de pretender ganar en los tribunales lo que no logró en las elecciones y en el Parlamento. Y dio a entender que los jueces del TC actuarían contra la democracia si declaran inconstitucional el Estatut.

Al día siguiente de la recusación, Perez Tremps compareció ante los micrófonos de la Cadena SER para admitir que está planteándose dimitir. Una afirmación que ha sido recibida con sospecha en medios políticos, porque, si abandona, el Gobierno puede designar otro magistrado, con lo que recuperaría el empate en el TC y tendría alguna opción de “salvar” el Estatuto.

Desde hace varios días, se ha especulado con la posibilidad de que el Ejecutivo ofrezca a Pérez Tremps algún nombramiento alternativo, de cierta importante, incluso la opción de una Embajada.

·Publicidad·
·Publicidad·