Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El ministro del Interior “se lo pasa muy bien” con Bono, pero ni Gobierno ni PSOE lo arropan en el Hotel Villamagna

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los desayunos para empresarios, periodistas y políticos que organiza Europa Press tuvieron ayer como orador a José Antonio Alonso, Ministro del Interior. En el Hotel Villamagna de Madrid brillaron más las ausencias que las presencias. José Blanco, que no se pierde comparecencia alguna cuando el ponente es del partido, no estuvo. Tampoco ningún otro miembro del Gobierno, usuales cuando actúa un compañero.

Los desayunos para empresarios, periodistas y políticos que organiza Europa Press tuvieron ayer como orador a José Antonio Alonso, Ministro del Interior. En el Hotel Villamagna de Madrid brillaron más las ausencias que las presencias. José Blanco, que no se pierde comparecencia alguna cuando el ponente es del partido, no estuvo. Tampoco ningún otro miembro del Gobierno, usuales cuando actúa un compañero. Alonso fue preguntado por su relación con José Bono, el titular de Defensa, y el ministro de Interior declaró que es un gran político y una persona con la que “se lo pasa muy bien”. Mientras, en la mesa principal tomaba café Carlos Gómez Arruche, Director general de la Guardia Civil y principal nexo de unión-desunión entre los departamentos de Defensa e Interior. Sí estuvieron junto a José Antonio Alonso sus compañeros de Ministerio, encabezados por Antonio Camacho, secretario de Estado de Interior. En la mesa principal también escuchaban atentos, Constantino Méndez, delegado del Gobierno en Madrid, y el español que mejor ha sabido poner en práctica la “Alianza de Civilizaciones”, Rodolfo Martín Villa, que después de ocupar las cúpulas del Movimiento, UCD y PP ha pasado a presidir el único “partido” en el que no había militado: Sogecable. Pero esta no fue la única muestra de Alianza de Civilizaciones. En la segunda mesa en relevancia se dejaron ver, tomando juntos café, el embajador de Marruecos, Omar Azziman, y el embajador de Israel, Victor Harel. El israelí ya es un clásico en los “saraos” político-periodísticos de la nueva temporada: ayer, en el Villamagna; y el lunes doble sesión en el Ritz con un desayuno con Borrell y un almuerzo con Joaquín Almunia. José Antonio Alonso fue más diplomático que político en sus declaraciones. Le pudo el ávido deseo de no salirse del guión, se propuso no provocar titulares y lo consiguió. Su intervención giró entorno al concepto de “seguridad” e hizo un discurso magistral sobre la lucha contra el terrorismo -nacional e internacional- y la delincuencia organizada. También habló de inmigración y sobre los encuentros con sus homólogos europeos. Con el tema del final de ETA fue muy taxativo y se preocupó de subrayar varias veces una idea. La realidad es la que es: ETA sigue activa y cualquier escenario de esperanza debe estar basado en hechos y no en juicios de intenciones o futuribles. Llegado el turno de preguntas, el ministro fue parco en palabras y se dedicó capearlas, como buenamente pudo, con respuestas breves -a veces incluso cortantes- y logrando con éxito evitar cualquier afirmación ligeramente polémica siquiera. Otros asuntos a los que se refirió: -- Alonso destacó el éxito de su gabinete en la lucha policial contra el terrorismo de ETA: hasta el momento alrededor de 190 detenciones, aunque quiso puntualizar que ETA sigue viva y con capacidad de matar. -- Destacó igualmente el empeño de su Ministerio por aumentar las medidas de lucha contra el terrorismo internacional: desde que llegó al cargo se ha multiplicado por seis —precisó- el número de agentes especializados en inteligencia e información (de 100 a 600) y anunció que al final de la presente legislatura se alcanzará la cifra de mil. -- Se han puesto en marcha grupos de policías y guardias civiles especializados contra el crimen organizado, que ya han comenzado a operar en la Costa del Sol (donde ya se han detenido a más de 300 personas) y que desembarcarán próximamente en Levante, Galicia y Baleares. -- Sobre el Estatuto de Cataluña el ministro se conformó con afirmar que se siente “moderadamente optimista”, debido a la complejidad de la cuestión.

·Publicidad·
·Publicidad·