Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Interior tiene constancia de que las detenciones de Portu y Sarasola por parte de los GAR fueron “normales”: no hubo lesiones en el operativo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los miembros de la Guardia Civil que practicaron las últimas detenciones de los dos presuntos terroristas de ETA fueron “escrupulosamente bien realizadas”. En el Ministerio de Interior no hay duda de que las lesiones de Igor Portu no tuvieron lugar durante el operativo.

El pasado domingo miembros del Grupo Antiterrorista Rural (GAR) de la Guardia Civil detuvieron efectivamente a dos presuntos terroristas de ETA en Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa). Los detenidos son Igor Portu y Martín Sarasola, vecinos de Lesaka, Navarra.

Portu denunció supuestas agresiones por parte de los miembros de la Benemérita. Según quedó reflejado en el parte médico “el paciente fue trasladado por la policía para la valoración de lesiones tras su detención” y que “refiere haber sido golpeado con puños y patadas en cara, tórax, abdomen y extremidades inferiores”. El presunto etarra sufre múltiples contusiones, una costilla partida y un neumotórax como consecuencia de la rotura ósea.

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que en las detenciones hubo que emplear la fuerza para reducirlos. Estos guardias, por tanto, “cumplieron escrupulosamente con la legislación antiterrorista”, precisó el ministro.

Según fuentes del Ministerio de Interior consultadas por El Confidencial Digital, en este departamento ya existe constancia de que las detenciones “fueron escrupulosamente bien realizadas”, y que la fuerza empleada no excedió la habitual en estos casos cuando existe cierta resistencia.

Además, consta también que los presuntos miembros de ETA asistieron personalmente al registro de sus domicilios particulares sin que mostraran lesión alguna.

Según este testimonio, sólo queda que las lesiones se produjeran durante los interrogatorios por parte de los miembros del Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC). Se desconoce si durante este proceso los sospechosos ofrecieron algún tipo de resistencia que obligara a reducirlos.

Este confidencial se ha puesto en contacto con el Ministerio del Interior para recabar más detalles sobre este asunto. Al cierre de esta edición no se había ofrecido ninguna explicación.

·Publicidad·
·Publicidad·