Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Javier Pérez Aldunate, el etarra que quiso matar al Rey, confirma que ETA ha optado por pistoleros “autónomos”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las confesiones del pistolero Javier Pérez Aldunate, detenido cuando preparaba el asesinato de políticos vascos como Rodolfo Ares, Leopoldo Barreda y Antonio Basagoiti, han confirmado las sospechas policiales de que ETA ha optado por activar terroristas capaces de actuar en solitario.

Las confesiones del pistolero Javier Pérez Aldunate, detenido cuando preparaba el asesinato de políticos vascos como Rodolfo Ares, Leopoldo Barreda y Antonio Basagoiti, han confirmado las sospechas policiales de que ETA ha optado por activar terroristas capaces de actuar en solitario. Estos activistas “autónomos” serían, en principio, capaces de organizarse ellos solos, es decir, moverse por su cuenta y sin apoyos logísticos, conseguir alojamiento y sistemas de transporte, recoger personalmente la información necesaria mediante seguimientos y vigilancias, preparar los explosivos en su caso, llevar a cabo el atentado y lograr escapar. Este nuevo sistema es consecuencia de la intensa sospecha que existe dentro de la banda de que están “infiltrados”, y de que por ese motivo la mayoría de sus comandos han sido interceptados de camino, cuando se dirigían hacia España o hacia el objetivo. Con el pistolero “autónomo” disminuyen rastros y la posibilidad de localización a través de otros detenidos. Pérez Aldunate recibió orden desde la cúpula de ETA de atentar contra el Rey en Mallorca, le verano pasado, utilizando para ello el fusil con mira telescópica que ahora ha sido incautado por la Guardia Civil. El terrorista residió en Palma, en solitario, conoció los lugares por donde transitaba la Familia Real, llegó a buscar un lugar adecuado para el atentado, que finalmente no realizó porque no llegó el “correo” que tenía que entregarle el fusil.