Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El mal trato de José María Lassalle a María San Gil provocó la decisión de anunciar su adiós a la ponencia política con un comunicado y sin informar a Rajoy

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El comportamiento de José María Lassalle con María San Gil fue determinante a la hora de que esta última decidiera tirar la toalla y abandonar la ponencia política, provocando así un agravamiento en la crisis que padecen el Partido Popular y Mariano Rajoy.

Fuentes políticas solventes a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital apuntan que el trato del jefe de gabinete de Rajoy con la dirigente vasca fue incluso hasta “despreciativo”, ante lo cual San Gil no pudo aguantar más y decidió marcharse.

Las citadas fuentes relatan así la sucesión de hechos que han conducido a esta nueva crisis del PP:

-A lo largo de las siete semanas durante las que los tres ponentes (José Manuel Soria, Alicia Sánchez Camacho y María San Gil) trabajaron la ponencia política, la presidenta vasca se encontró con que tenía que luchar a brazo partido para lograr incluir sus puntos de vista sobre España, la unidad, etc.

-La dificultad se planteaba sobre todo con el presidente canario, José Manuel Soria, que mantenía posiciones distintas.

-Durante ese periodo, María San Gil preguntó por dos veces a Mariano Rajoy: “¿Va a cambiar de postura el Partido Popular?”, sin recibir una respuesta convincente por parte del líder del PP.

-El viernes pasado, ante la existencia de dos textos enfrentados, el suyo y el de Soria, San Gil volvió a hablar con Rajoy para decirle que ella abandonaba. “No puedes hacer eso. Me creas un problema terrible”, vino a ser la respuesta del presidente del partido.

-Finalmente, Rajoy le aseguró: “Vamos a ir con tu texto”. Ante esa afirmación, María San Gil se quedó tranquila.

-Sin embargo, horas después le llamó José María Lassalle, el hombre de confianza de Rajoy, para poner de nuevo en discusión el contenido de la ponencia con la excusa de cuestiones de lenguaje. Además de eso, el comportamiento del asesor exasperó a María San Gil, que decidió no aguantar más.

-Por eso, optó por marcharse sin más, sin hablar antes con el presidente, y emitiendo el comunicado del pasado domingo sin notificarlo a Rajoy, que se enteró por los teletipos.

No es una “operación” sino un proceso personal

Personas que conocen bien a María San Gil, y que han hablado con ella en las últimas horas, afirman que, tras la decisión de la presidenta del PP vasco, no hay ninguna “operación política”, ni ella es, por así decirlo, un ariete de los “duros” del partido contra Rajoy. “Ni está en operaciones, ni quiere operaciones”, añaden.

Lo que ha habido –explican- es un proceso personal, una decisión en solitario, también consecuencia de una tensión acumulada durante siete semanas y que explota.

Esas fuentes confirman que María San Gil ha concluido que no puede confiar en Mariano Rajoy, que no se fía “del actual Rajoy”. Y que, a pesar de que, en efecto, el texto de la ponencia política presentado ayer formalmente es el que ella había defendido, no tiene ninguna confianza en que vaya a cumplirse.

·Publicidad·
·Publicidad·