Miércoles 28/09/2016. Actualizado 13:29h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

No está dispuesto a quedar como un traidor

Junqueras no pide la cabeza de Artur Mas porque Ada Colau no le garantiza romper con España

ERC necesita los votos de Convergència si se convocan nuevas elecciones en Cataluña porque Podemos solo apuesta ahora por el derecho a decidir

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Oriol Junqueras trata estos días de salvar a Artur Mas. A pesar de las críticas a Convergència y la CUP por no agotar los plazos para negociar un acuerdo, se resiste a pedir la cabeza del presidente de la Generalitat en funciones. Los votos de CDC volverán a ser necesarios tras unas nuevas elecciones para formar un Gobierno que esté dispuesto a romper con España.

Oriol Junqueras. Oriol Junqueras.

La mayoría de dirigentes republicanos son críticos con el inmovilismo de CDC y la CUP, tal y como se visualizó en la última ejecutiva de ERC. Consideran que los anticapitalistastendrían que haber mostrado más voluntad de acuerdo. Pero algunos también verían con buenos ojos que Mas diera un paso atrás para facilitar un Gobierno.

Esa opción, sin embargo, no se planteará de manera oficial y de forma expresa. Según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes políticas catalanas, Junqueras considera que no debe hacer ninguna demanda explícita que sea considerada como una “traición” en Convergència, que cargaría toda su artillería contra ERC ante cualquier paso en falso.

Por eso, el líder republicano se ha limitado públicamente hasta el momento a reprender tanto a CDC como a la CUP por haber renunciado a seguir negociando pese a que aún quedan cuatro días para que se convoquen automáticamente nuevas elecciones. Pero sin realizar referencias expresas a la figura de Artur Mas.

ERC comienza a tomar posiciones

Según las fuentes consultadas, la estrategia de Junqueras va a ser insistir en público en la posibilidad de acuerdo hasta última hora y rechazar las elecciones en marzo, una convocatoria que Junqueras ve como “un escenario lleno de incertidumbres”.

Mientras tanto, ERC ha comenzado a posicionarse también ante esos eventuales comicios: una calculada equidistancia entre CDC y la CUP ya le permitió a la formación superar a los convergentes en las generales, y le puede aportar votos de los descontentos de ambos extremos si se confirman los nuevos comicios catalanes.

Los republicanos creen posible la victoria en unas nuevas elecciones, pero dudan de la viabilidad del proceso soberanista: su triunfo puede quedar en nada si no es capaz de formar Gobierno con una CDC en caída libre y en plena crisis interna y una CUP más cercana a Podemos que a Junqueras.

No tiene el apoyo de Ada Colau

Además, el escenario de una convocatoria de nuevas elecciones en Cataluña ha abierto la puerta a otras hipótesis sobre el futuro de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que durante la campaña de las elecciones generales se convirtió en uno de los principales activos de Podemos.

Para sus 12 diputados, la convocatoria de un referéndum que decida el encaje de Cataluña en España es irrenunciable, pero no están a favor de la ruptura con España.

En ERC recuerdan ahora que la resolución independentista fue aprobada en noviembre solo con los 72 votos a favor de Junts pel Sí y la CUP, mientras que obtuvo 63 en contra, incluidos los de la marca afín a Podemos (Catalunya Sí que es Pot).

La declaración secesionista contempla iniciar en el plazo de treinta días tras la formación del nuevo Gobierno “la tramitación de las leyes del proceso constituyente, de Seguridad Social y de Hacienda Pública”.

Se trata, añade el texto, de hacer posible “el proceso de desconexión democrática” de España y se advierte que no se hará caso a las decisiones que adopten las instituciones del Estado español, en particular del Tribunal Constitucional”, “deslegitimado” desde que dictó la sentencia del Estatut en 2010.