Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un libro para la polémica. La Justicia Militar no podrá sancionar al Teniente General Mena al no encontrarse en situación de reserva

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Teniente General José Mena Aguado está apunto de presentar su polémico libro “Militares, los límites del silencio”, muy crítico con el Gobierno socialista. Aunque los militares en activo y en situación de reserva están sujetos al Régimen Disciplinario Militar, el Ejecutivo no podrá sancionarle: está retirado.

La Cadena SER aseguró el jueves pasado que Mena “podría ser sancionado por segunda vez” con motivo de la publicación de su libro. “Mena está sujeto a las mismas sanciones de un militar en actividad bajo el reglamento disciplinario de las Fuerzas Armadas y el Código Penal Militar, aunque esté en la reserva”, explicaba la emisora de Prisa. Sin embargo, esta información no es correcta.

Según las fuentes consultadas por El Confidencial Digital Mena no se encuentra en situación de reserva sino retirado, al haber cumplido en marzo de 2007 los 65 años de edad. Y el Régimen Disciplinario Militar sólo es aplicable a los miembros de las Fuerzas Armadas en situación de activo o reserva.

Hay que recordar que el 6 de enero de 2006 el entonces jefe de la Fuerza Terrestre alertó en un discurso público de las “graves consecuencias” que conllevaría la aprobación del Estatuto de Cataluña y aludió incluso a la posibilidad de una intervención del Ejército en el caso de que la reforma excediera finalmente los límites constitucionales.

Concretamente, afirmó que en sus visitas a las Unidades “durante los últimos meses, he podido constatar que "las dos grandes preocupaciones de los Cuadros de Mando y Militares Profesionales de Tropa son el terrorismo y el futuro de la unidad de España”.

El general fue cesado y sujeto a arresto domiciliario con José Bono como ministro de Defensa. El 17 de julio de 2006, la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo confirmó el arresto impuesto por el Ministerio asegurando que “mediante su pública intervención tomó posición frente al contenido de un proyecto de ley (el Estatuto de Cataluña) y no lo hizo precisamente como ciudadano particular, sino como mando destacado de las Fuerzas Armadas”, según consta en la sentencia.