Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los militares discrepan de la futura Ley de Carrera Militar: no a la Universidad de la Defensa, instrucción para jóvenes y escalas de funcionarios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mientras el equipo de José Antonio Alonso continúa con la elaboración de la futura Ley de Carrera Militar, algunos mandos ya ponen en duda ciertos puntos de los anteproyectos que baraja Defensa. Discrepan de la creación de la Universidad Nacional de la Defensa, reclaman la formación militar de todos los jóvenes y recomiendan distintas escalas militares de acuerdo con el modelo funcionarial.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes militares, la próxima Ley de Carrera Militar ya se cuestiona en ciertos ámbitos del Ministerio de Defensa. Los puntos clave de la futura Ley giran alrededor de tres pilares fundamentales: la creación de una Universidad para oficiales, reservismo voluntario y escalas únicas. A continuación, detallamos algunos de los aspectos más criticados.   --Universidad Nacional de la Defensa.   Los militares consultados aseguran que la creación de la Universidad “no se explica suficientemente” en los anteproyectos que baraja el actual ministro. Según el parecer de estos oficiales, se crean disfunciones en la enseñanza militar entre oficiales, suboficiales, y tropa y marinería. Y añaden que “no es práctico en tiempo de guerra” porque los planes de Defensa tratan de “civilizar a los militares cuando lo correcto es militarizar a los militares”.   Por este último motivo, las fuentes consultadas advierten sobre la conveniencia de que todos los mandos superiores estén “cortados por el mismo patrón”, pues de esta manera se facilita la unidad de doctrina y su posterior ejecución.   En vez de la Universidad –recordando la creación de las Academias Generales-, algunos mandos indican que lo más apropiado sería establecer una Academia de las Fuerzas Armadas. La explicación que dan es que así se mejora la acción conjunta del Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, los Cuerpos Comunes y la Guardia Civil. La Academia de las FAS de la que se habla es complementaria con las demás academias y escuelas.   -- Reservismo voluntario.   Según las fuentes de Defensa, los planes que baraja el Ministerio para los miembros reservistas voluntarios de reciente integración en las FAS tienen “una escasa instrucción que no garantiza la Defensa Nacional, militar y civil”.   En esta línea, los militares recuerdan una normativa de la I República española –Ley de 17 de febrero de 1873- sobre el ejército activo y la supresión de quintas, que trataba el tema de los reservistas instruidos en tiempos de paz. La reflexión que desde las Fuerzas Armadas se está realizando en contraste con las intenciones ministeriales es la recuperación de la mencionada legislación que “debidamente actualizada podría garantizar la Defensa Nacional, militar y civil”, aseguran.   La propuesta, por tanto, sería la “instrucción militar o de Defensa Civil de todos los jóvenes, hombres y mujeres, para que pasen después a la condición de reservistas instruidos”.   -- Escalas únicas.   Los diferentes anteproyectos de la Ley de Carrera Militar que circulan por el Ministerio de Defensa, establecen la creación de escalas únicas –en vez de las dos actuales- de oficiales, de suboficiales, y de tropa y marinería, con militares de varias procedencias.   En España, los militares se rigen por el modelo funcionarial según la legislación de la función pública de 1982. En este apartado, los militares consideran como inconveniente que exista una excepción para los soldados que no respete que “a igual función, igual retribución”.   La valoración de los mandos consultados es que el sistema de escala única que propone Defensa “dificulta la regulación de cada escala al mezclar personal de distintas procedencias”. Lo suyo sería seguir el modelo de los funcionarios “para facilitar la política de personal y la equiparación de todos los empleados del Estado