Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El perfil de Luis Bouza-Brey, principal rival de Albert Rivera en Ciutadans: trayectoria política en la sombra y con significados avales intelectuales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Aunque hay seis candidatos para dirigir el Comité ejecutivo de Ciutadans, en la parrilla de salida sólo hay dos claros favoritos: Albert Rivera, actual presidente, y Luis Bouza-Brey, que encabeza la lista de Teresa Giménez. Los otros competidores son ciudadanas anónimos que se presentan a título individual y que según las previsiones que se manejan se quedarán en el camino.

Luis Bouza-Brey es un hombre con un importante bagaje político que participó activamente en los orígenes del partido pero se mantuvo siempre en un segundo plano. Ahora, ha saltado a la arena política, dicen, “casi forzado” por Teresa Giménez Barbat y bajo el lema ‘Proyecto Ciudadano para la Regeneración Democrática’. Esta plataforma pretende reunir todos los perfiles y hacer del partido una opción real o morir en el intento en las próximas elecciones generales.

Dirigentes de la formación política aseguran que Bouza parte con una ventaja clara y es que se presenta “sin manchas” en su candidatura, esto es, que no tiene a sus espaldas el malestar de las bases como le ocurre a Rivera. Bouza no es un hombre de acción. Se trasladó a Cataluña en los años 70 huyendo de la falta de libertad de expresión en la Universidad de Santiago de Compostela, donde trabajaba como ayudante. Tras coquetear con Convergencia Socialista, engrosó las filas del Partido Socialista de Catalunya de donde salió, aseguran, “escaldado” hasta que Ciutadans lo devolvió a la actividad política.

Albert Rivera es, en cambio, un clásico del partido. Esta semana lanzó un mensaje a sus afiliados y es que “Unidos por un proyecto” no quiere perder tiempo en enfrentamientos personales y echarse a la arena política a trabajar. La principal diferencia entre los dos principales candidatos es la ideológica, aseguran fuentes de la candidatura de Rivera. “La alternativa presenta un partido transversal y nosotros nos decantamos por una socialdemocracia y progresismo liberal. De hecho, este es y será uno de los mayores debates a nivel ideológico”.

Pero de lo que no queda duda es que los avales intelectuales contarán –y mucho- para que los militantes de base se posicionen a favor de uno u otro bando. Mientras Bouza está respaldado por Teresa Giménez, Arcadi Espada y Albert Boadella, -tres de los históricos del partido-, Rivera ha “fichado” a Francesc de Carrera, profesor de Derecho en la Universidad Autónoma de Barcelona y “su maestro”, que aportará ideas y discursos, pero no se implicará en la ejecutiva por cuestiones personales.

La alternativa de Rivera, dicen estas mismas fuentes, irá con la autocrítica “madura” tras las pasadas elecciones municipales. “Nos ha quedado claro que las expectativas eran demasiado grandes para nuestras posibilidades ya que se presentamos candidaturas para 82 municipios grandes con campañas a cargo de 3 o 4 personas”. El actual comité trabaja con el objetivo de que quien se alce con la victoria sea la posición más legitimada y, dicen que para ello, intentarán dar el mismo tiempo, acceso y medios a todas las candidaturas.

Aunque no se hacen quinielas, dentro del partido creen que el principal escollo de la “otra candidatura” es la suma de personalidades que presenta. “Han querido presentar una lista de integración, incluyendo personas con muy diferentes sensibilidades, a los que será difícil poner de acuerdo. Se habla de personas como el ex asesor económico de los gobiernos de Felipe González, Clemente Polo, José March y Sandalio del Río -miembros de la actual dirección-, con posiciones de izquierdas, como Vicente Serrano, Inés Villanueva o Antonio Ordóñez.