Lunes 05/12/2016. Actualizado 16:38h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un despacho de abogados de Madrid ha recibido el encargo de investigar el pasado del ministro de Justicia: Michavila actúa de ‘correo’ con el PP

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nuevo ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ha tenido sus más y sus menos con uno de sus antecesores en el cargo y diputado del PP, José María Michavila. Ahora, un despacho de abogados cercano al Partido Popular está elaborando dossiers sobre las actuaciones de Fernández Bermejo.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes cercanas a la cúpula del PP, José María Michavila ha recibido el encargo de suministrar material al partido que sirva para desgastar al ministro Mariano Fernández Bermejo. Se trata de una tarea muy concreta: buscar cualquier dato de sus intervenciones pasadas que permita rebatir su labor al frente de Justicia.

Para esta labor, en el citado despacho de abogados –donde colaboran y trabajan bastantes políticos ‘populares’ que han desarrollado su labor profesional en cargos del Gobierno de José María Aznar- están estudiando multitud de escritos del ministro, buscando en hemerotecas y archivos. La información recabada la facilita Michavila a sus compañeros de partido.

Desde Génova confirman que el trabajo de Michavila ya ha sido de gran utilidad para el grupo parlamentario en algunas ocasiones: por ejemplo, durante la última comparecencia de Mariano Fernández Bermejoen el Congreso de los Diputados.

Michavila permanece al margen de estas intervenciones políticas al estar desvinculado de la vida diaria del partido, aunque fue el primero de los políticos del PP en salir a criticar al ministro tras su nombramiento en sustitución de Juan Fernando López Aguilar.

Entre las valoraciones realizadas, Michavila ha afirmado que el ministro es una persona “extremadamente sectaria”, un hecho constatado –ha dicho- por las “miles de actuaciones radicales y arbitrarias” que ha realizado. Las diferencias entre ambos parecen tener su origen en la oposición del ahora titular de Justicia a que la violencia callejera fuera considerada terrorismo en el Código Penal o en la aprobación de los llamados ‘juicios rápidos’, de la etapa de Michavila como ministro entre los años 2000 y 2004.2