Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El final del debate. Maletas amontonadas por los pasillos, la larga conversación de Alfonso Guerra con Zapatero y el “aguado” cumpleaños de Uxue Barkos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El tercer día del debate sobre el estado de la Nación empezó como el segundo. Pocos asientos ocupados, muchas caras somnolientas y los grupos minoritarios en la tribuna alzando la voz, con la esperanza de que sus discursos no cayeran en saco roto.

Pero mientras otros cerraban los últimos acuerdos sobre las propuestas de resoluciones, en despachos y aledaños del Congreso, en los bancos del hemiciclo las conversaciones fluían al ritmo que dictaban las estrategias.

El más solicitado fue José Luis Rodríguez Zapatero. Uno de los primeros en requerir su presencia en privado fue el diputado Alfonso Guerra, que ocupó al presidente durante casi tres cuartos de hora con su habitual tono serio. Ni siquiera se dio cuenta que el representante de Coalición Canaria hacía referencia a Guerra en su discurso como presidente de la Comisión Constitucional: la cámara de televisión le enfocaba mientras él seguía ensimismado el diálogo.

A continuación, ocuparon puesto junto al presidente del Gobierno el diputado de IU-ICV, Joan Herrera, José Blanco y otros… Por cierto, que la que más sonrisas arrancó al jefe del Ejecutivo fue la diputada de Izquierda Unida, Isaura Navarro.

A Uxue Barkos, la diputada por Navarra de Nafarroa Bai, -que ayer cumplía años- se le nubló el cumpleaños. Mientras ella asistía al debate, su grupo intentaba cerrar el acuerdo en Navarra. La diputada, conocedora de que las conversaciones no iban a llegar puerto, rechazó la apuesta de un periodista por la victoria del tripartito.

Otros diputados no regresarán la legislatura siguiente. Es el caso del aragonés Labordeta que se despidió regalándole a Zapatero el libro En el remolino’, en reconocimiento al líder del PSOE tras su dedicación durante los ocho años que ha ejercido de diputado en el Congreso.

La mayoría de sus señorías emprendieron rumbo a sus hogares, fuera de Madrid, o hacia sus lugares de descanso muy poco después de concluir la votación de las resoluciones. Muchos tenían colocadas sus maletas en los pasillos y billetes de avión para primera hora de la tarde.

El grupo más solitario fue el ‘popular’. De las 33 resoluciones que se aprobaron en la cámara baja, el PP no consiguió apoyo para ninguna de ellas, incluida la del terrorismo. Tampoco se ha dado luz verde a ninguna sobre el mismo tema que plantearon otros grupos políticos. IU la retiró en la tribuna. Según confirmaron dirigentes socialistas a El Confidencial Digital, “no tenía sentido apoyar ninguna en la que no estuvieran los populares”.

El grupo que consiguió sacar adelante más mociones, hasta siete de las 12 que podía presentar, fue CiU.

·Publicidad·
·Publicidad·