Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

José María Fidalgo montó una “bronca” a Montilla porque el Gobierno tomó otra decisión sin contar con CC.OO.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El líder de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, lleva muy a mal que este Gobierno, como ha ya hecho repetidas veces, tome por su cuenta decisiones que afectan a los trabajadores y que tendrían que ser materia de los acuerdos entre el Ejecutivo y los sindicatos. Ha ocurrido una vez más.

El líder de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, lleva muy a mal que este Gobierno, como ha ya hecho repetidas veces, tome por su cuenta decisiones que afectan a los trabajadores y que tendrían que ser materia de los acuerdos entre el Ejecutivo y los sindicatos. Ha ocurrido una vez más.

 

El secretario general de CC.OO. considera impresentable que esos asuntos, que dicen relación con el marco laboral en este país y por tanto vinculados a la negociación de los agentes sociales, se anuncien públicamente o se regulen, y que los sindicatos se enteren por los periódicos.

 

Ha habido choques por actuaciones así de Jesús Caldera, Ministro de Trabajo, pero incluso se consideró una intromisión inadecuada el anuncio de Rodríguez Zapatero, en Sestao, comprometiéndose personalmente a salvar los astilleros y garantizar todos los puestos de trabajo.

 

El último incidente tiene que ver con una decisión del Ministerio de Industria de facilitar a los trabajadores el acceso a ordenadores personales, como un modo de potenciar la sociedad de la comunicación. El problema es que el acuerdo, ya adoptado, se ha decidido sin contar con los sindicatos, que, una vez más, se han enterado por fuera.

 

Al tener noticia de esa medida, José María Fidalgo llamó inmediatamente a José Montilla, titular de Industria, y le montó una buena “bronca”, por lo sucedido, y por la repetición de esas conductas por parte del Gobierno.