Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

María San Gil lleva “sujetas las riendas” del PP en el País Vasco: tímidas quejas internas por el exigente ritmo que imprime

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

María San Gil se ha hecho con el control del Partido Popular en el País Vasco. Los comentarios recogidos en su entorno no dejan lugar a dudas: se ha hecho con las riendas desde su elección, en noviembre de 2004, en el Congreso que el PP de Euskadi celebró en San Sebastián.

María San Gil se ha hecho con el control del Partido Popular en el País Vasco. Los comentarios recogidos en su entorno no dejan lugar a dudas: se ha hecho con las riendas desde su elección, en noviembre de 2004, en el Congreso que el PP de Euskadi celebró en San Sebastián. San Gil tomó el relevo de Carlos Iturgaiz, con un apoyo mayoritario de los militantes. Según relatan quienes trabajan a su lado, la política “popular” se puso rápidamente manos a la obra, demostrando en este período una gran capacidad de trabajo y empuje personal para llegar a todo: a lo grande y a lo pequeño en el día a día. Según las impresiones recogidas por El Confidencial Digital en personas de su entorno, María San Gil da la misma importancia al gran mitin en una capital de provincia que al pequeño homenaje en un pueblo perdido de la región. No parecen caérsele los anillos por abandonar los despachos y bajar a la calle. Las mismas fuentes consultadas afirman que ha conseguido cubrir sin ninguna dificultad a las tres provincias vascas, donde su presencia se considera cercana. Los militantes la saben cercana y comprueban con frecuencia que sigue los temas. Incluso se escuchan algunas tímidas quejas entre los militantes por ese ritmo de trabajo que impone la Presidenta. Así por ejemplo, sorprendió que San Gil los hiciera trabajar el pasado mes de agosto. Y más en particular, hay quien se declara agotado de un sistema implantado por la dirigente: deben tomar cumplidas notas en fichas, remarcando los objetivos y lemas para difundir. Semana tras semana.