Jueves 17/08/2017. Actualizado 19:05h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Mariano Rajoy ha tenido que frenar por dos veces a Alberto Ruiz Gallardón en su propósito de asegurarse la secretaría general del PP en 2011 sustituyendo a Cospedal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A Alberto Ruiz Gallardón le encantaría convertirse en el ‘número dos’ del Partido Popular. Así lo ha comentado él mismo en más de una ocasión. Tanto, que el presidente del partido ha tenido que frenarle al menos un par de veces en esa ofensiva por suceder a María Dolores de Cospedal.

El diseño que tendría en la cabeza el alcalde de Madrid se centra en el año 2011, una vez celebradas las elecciones autonómicas, en la hipótesis de una victoria de Cospedal en Castilla-La Mancha, que llevaría a su regreso a Toledo dejando el cargo en la calle Genova.

Mariano Rajoy ha tenido que frenar por dos veces al alcalde en su objetivo de llegar a la secretaría general, según fuentes de la cúpula ‘popular’ consultadas por El Confidencial Digital. El último toque de atención se produjo en fechas muy recientes, concretamente en febrero. Las fuentes consultadas han llegado a hablar incluso de “abortar” los movimientos del alcalde.

Para su objetivo, Ruiz Gallardón contaría con los apoyos de buena parte de los sectores juveniles del partido, y también de quienes son contrarios a Esperanza Aguirre, que son mayoría fuera de la Comunidad de Madrid.

Además de alzarse con la secretaría general, el diseño incluiría también ser candidato al Congreso en las elecciones generales de 2012 como segundo cabeza de lista por Madrid, tras el propio Mariano Rajoy.

Y es que, según la teoría de Gallardón, Rajoy tendría muy en cuenta que el perfil de Gallardón le resultaría positivo para conseguir unos votos que ahora pueden estar en otros ámbitos ideológicos. Y eso sería más importante que la presunta sombra que el alcalde pudiera ejercer sobre el presidente del PP.

Según ha constatado El Confidencial Digital, esta campaña de Gallardón, activa desde 2009, ha logrado no poco crédito entre militantes ‘populares’ con cargo, si bien otros han sabido desde el principio que era el propio Gallardón quien la impulsaba.

Fuentes de Génova afirman que el movimiento no tiene verosimilitud por cuanto Gallardón y la actual secretaria general, Dolores de Cospedal, presentan perfiles políticos marcadamente distintos, sin mantener siquiera una relación especialmente fluida.

Cospedal, según estas fuentes, es mucho más cercana ideológica y vitalmente a Esperanza Aguirre. Respecto a Rajoy, al principio “le convenció por su trabajo”, pero más tarde descubrió el perfil político de la “número dos” del PP. Y, además, si gana en Castilla La Mancha, la secretaria general se convertiría también en un importante gancho electoral para Rajoy.

Desde el entorno del alcalde se insiste en dar por hecho que el futuro de Gallardón pasa por repetir en la alcaldía, y aseguran que las “habladurías” sobre las apetencias del alcalde de ser “número dos” del PP llevan tiempo desactivadas. Desde Génova, sin embargo, se insiste en que Rajoy ha tenido que parar los pies a Gallardón, y por dos veces.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·