Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Mariano Rajoy y Alberto Ruiz Gallardón han logrado la máxima sintonía. Hablan a diario y el alcalde está asistiendo a la reunión de ‘maitines’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La sintonía entre el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, es total en estos momentos, mezclando la confianza personal con la política. Ambos conversan a diario por teléfono.

Según fuentes del Partido Popular consultadas por El Confidencial Digital, la relación Rajoy-Ruiz Gallardón atraviesa un momento inmejorable. Hasta tal punto que estas mismas fuentes señalan a ECD que “Rajoy y el alcalde hablan prácticamente todos los días” por teléfono.

Asimismo, Ruiz Gallardón sigue asistiendo a las reuniones de “maitines”, que tienen lugar los lunes a primera hora en la sede ‘popular’ de Génova. Dicha reunión antecede a la reunión de la Ejecutiva, el mismo lunes. Los “maitines” de Rajoy tienen un perfil mediático menos acusado que en tiempos de José María Aznar, pero sigue convocando al núcleo de confianza del presidente del PP: la secretaria general, Dolores de Cospedal, los portavoces parlamentarios, Soraya Sáenz de Santamaría y Pío García-Escudero, Ana Mato y Javier Arenas, entre otros.

Pese a la vieja amistad que une a Gallardón con García-Escudero, las fuentes consultadas por El Confidencial Digital afirman que Rajoy no mantiene con el portavoz en el Senado la misma relación de confianza que mantiene con el alcalde de Madrid. Del mismo modo, el contacto diario que mantiene Rajoy con Gallardón muestra una relación mucho más estrecha por parte del líder del PP con el alcalde que con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Asimismo, Rajoy confía en el valor que tiene el alcalde en los actos de partido, especialmente en Andalucía, Cataluña y País Vasco, donde Gallardón siempre es particularmente bien recibido por la militancia.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·