Martes 22/08/2017. Actualizado 01:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El presidente se toma en serio la corrupción

Mariano Rajoy ‘dimite’ a Ana Mato

Un cese por sorpresa: en el equipo de la titular de Sanidad se mantenía hasta última hora de la tarde el siguiente mensaje: “Una ministra no se va por 15.000 euros”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A las ocho menos diez de la tarde de ayer se confirmó la dimisión de Ana Mato, un anuncio sorpresa porque hasta poco antes de esa hora en el gabinete de la ministra se daba como segura su continuidad a pesar del auto del juez Ruz que la implica en el caso Gürtel como “participante a título lucrativo”. Una conversación con el presidente del Gobierno a lo largo de la tarde puso punto y final a tres conflictivos años al frente de la cartera de Sanidad.

La ministra Ana Mato. La ministra Ana Mato.

Mariano Rajoy, poco dado a cambios en su gabinete, no ha tenido más remedio que intentar dar una imagen de contundencia ante la suma de casos de corrupción que van salpicando al PP, y precisamente la víspera de celebrar en el Congreso un pleno sobre el Proyecto de Ley Orgánica de control de la actividad económico-financiera de los Partidos Políticos, es decir, una ley anti corrupción.

La voluntad del presidente en la aparentemente voluntaria dimisión de Mato resulta clara, ya que, según confirman fuentes gubernamentales, se produjo después de la conversación en Moncloa entre el propio Rajoy y la ministra de Sanidad. De hecho, según comprobó El Confidencial Digital, hasta esa entrevista desde Sanidad se daba como segura la continuidad de la ministra.

Ana Mato, “tranquila” hasta que habló con Rajoy

A lo largo de la tarde, fuentes de su gabinete explicaban que Ana Mato se encontraba “tranquila”, tras haber analizado con su asesor legal el auto hecho público por el juez Pablo Ruz. La primera conclusión, y más importante, a la que habían llegado, era que el magistrado no le imputaba delito alguno.

El abogado explicó a la ministra que, con su decisión, el juez solo quiere “determinar la responsabilidad civil” de Mato en el disfrute de un dinero que supuestamente procedía de la trama corrupta de la Gürtel, no en su consecución.

Las fuentes consultadas añaden que, al hablar de “participación a título lucrativo”, el magistrado ha empleado una figura jurídica, recogida en el artículo 122 del Código Civil, que “solo busca la restitución de un posible daño” y que, por tanto, “no tiene consecuencias penales de ningún tipo” para la titular de Sanidad.

No se dimite por 15.000 euros

Desde el entorno más cercano de la ministra explicaban por la tarde que, de quedar demostrado que Ana Mato se lucró de un dinero procedente de la Gürtel, “ella sólo tendrá que pagar la cantidad de la que hizo uso”.

En ese sentido, en Sanidad recordaban que, en la instrucción del juez Ruz, “se habla de una serie de viajes pagados con ese dinero, y cuyo coste total asciende a poco más de 30.000 euros”. De quedar demostrado que la ministra se lucró de tal partida, “ella tendría que pagar la mitad de esa cantidad: unos 15.000 euros”.

En el entorno de Mato insistían, hasta última hora de la tarde de ayer, en que “una ministra no dimite por 15.000 euros”.

Cambio de comunicado a última hora

Esa tarde, el equipo de prensa de Sanidad tenía preparado un comunicado en el que insistían que la ministra “respetaba la decisión judicial” pero que “no había cometido ningún delito”. El escrito, listo desde las tres de la tarde, no acababa de ser distribuido porque –explicaban las fuentes consultadas- Ana Mato se encontraba “pendiente de una reunión”.

Finalmente, y tras la entrevista con Mariano Rajoy, Sanidad tuvo que difundir un breve comunicado en el que informaba de la dimisión de la ministra para no dañar la imagen del Gobierno: “No quiero, bajo ningún concepto, que mi permanencia en esta responsabilidad pueda ser utilizada para perjudicar al Gobierno de España, a su presidente ni tampoco al PP”.

En ese escrito, Mato ha querido remarcar, como tenía previsto hacer en el primer texto, en que su citación por el juez Ruz no comporta ningún tipo de imputación o comisión de delito: “El auto no atribuye responsabilidad penal alguna”. Además, ha insistido en que nunca tuvo “conocimiento de ningún delito que se haya podido cometer”.

Enfado en el Gobierno con el auto de Ruz

Una vez confirmado el cese de Ana Mato, desde el Gobierno no han querido entrar en quinielas sobre la sucesión de la ya ex ministra. Algunas voces apuntaban a una tecnócrata, como la actual secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas Abadía. Otros, sin embargo, apostaban por un perfil más político, pero sin querer dar nombres.

En lo que coincidían todas las fuentes gubernamentales consultadas, incluidas las procedentes del ministerio de Sanidad, era en el enfado del Ejecutivo con el auto hecho público por el juez Ruz. Algunos colaboradores cercanos de Mato acusaban al magistrado de haberlo difundido precisamente tras confirmarse el pleno en el Congreso sobre financiación de partidos.

Rajoy no podía permanecer inactivo

Otras fuentes, próximas al Gobierno y al PP, apuntaban a la existencia de “una mala coincidencia” que, “a buen seguro”, ha influido en la decisión de Rajoy de cesar a Ana Mato.

En esos ámbitos gubernamentales se tiene como seguro que esta vez el presidente del Gobierno ya no ha podido mantener más a la ministra de Sanidad, a la que había sostenido en otras crisis pasadas. El trasfondo es el clima de corrupción generalizada que se percibe por la opinión pública.

En las actuales circunstancias, tras escándalos como la ‘operación Púnica’, Rajoy ya no puede mantenerse más tiempo sin tomar alguna medida drástica, que demuestre que se toma en serio los escándalos de corrupción y el daño que están produciendo al partido. Y una primera determinación ha sido ‘dimitir’ a Ana Mato, es decir, forzarle a abandonar el cargo pero presentándolo como una dimisión voluntaria y no una destitución.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·