Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los “favores” de Mesquida a la Guardia Civil provocan los primeros celos de la Policía: indignación por el mando único contra la inmigración

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La decisión del Mando Único de la Policía y Guardia Civil de nombrar a un responsable de la Benemérita para que se haga cargo de la Inmigración ilegal en Canarias ha sentado muy mal en la Policía Nacional. Consideran que están saliendo perjudicados en la distribución de competencias y cargos.

El pasado 6 de octubre, Joan Mesquida, el director general de la Policía Nacional y la Guardia Civil, decidió la creación de un mando único que se hará cargo de la lucha contra la inmigración ilegal en Canarias. El elegido fue el general de la Benemérita Cándido Cardiel.   La repercusión de dicha decisión ha sido enorme. En el seno del Cuerpo Nacional de Policía apenas se logra contener la indignación por una medida, explican, que se viene a sumar a otras resoluciones del nuevo director general compartido con la Guardia Civil. Vayamos por partes.   Según explican a El Confidencial Digital fuentes de la Policía Nacional, el nombramiento del general Cardiel para ese cargo de nueva creación “va contra la ley”. Los motivos que aducen son los puntos 1.B y 1.C del artículo 12 de la Ley orgánica 2/86 de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE).   El citado artículo recoge que en la distribución material de competencias, serán ejercidas por el Cuerpo Nacional de Policía: a) la expedición del documento nacional de identidad y de los pasaportes; b) el control de entrada y salida del territorio nacional de españoles y extranjeros; y c) las previstas en la legislación sobre extranjería, refugio y asilo, extradición, expulsión, emigración e inmigración.   A la Policía no le ha sentado nada bien esta decisión de Mesquida que contraviene –dicen- el reglamento. Algo que no ha sucedido, por cierto, cuando se ha afrontado el relevo del máximo responsable del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista: el coronel de la Guardia Civil Pedro Perelló ha relevado en su puesto al comisario Miguel Valverde, siguiendo la alternancia prevista entre los cuerpos que establece la normativa del propio centro.   Ahora existen grandes reservas sobre lo que va a pasar con el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO), en el que aún no se ha dispuesto un director. Las voces que circulan entre los agentes de policía es que ese puesto ha sido reservado para otro mando de la Benemérita. Esta circunstancia ha provocado las protestas de algunos sindicatos policiales, entre los que se encuentra el Sindicato Unificado de Policía (SUP), desde donde se argumenta que “la incidencia del Instituto Armado en el crimen organizado no alcanza el 20%”.   Un último dato que maneja la Policía. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba anunció el pasado domingo una subida salarial del 6,6% para la Guardia Civil que entrará en vigor el año próximo. “Ellos tienen casas cuarteles y no pagan hipotecas”, se quejan algunos agentes. “Si vamos a tener el mismo sueldo, que también me paguen a mí la casa”, concluyen.   Por todo lo apuntado, en la Policía se considera que el trabajo de Mesquida como director general de ambos cuerpos ha sido “unidireccional”, claramente ventajoso para una de las partes y con muestras de favoritismo hacia la Guardia Civil. Lejos de ser neutral, añaden, Mesquida está perjudicando a la Policía Nacional.