Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Ministerio de Defensa prohíbe a los militares españoles del Cuartel de la OTAN en Nápoles que asistan a las reuniones en las que se habla de Irak

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El trabajo de estos militares está relacionado con la planificación de misiones en Irak, como el adiestramiento del futuro ejército iraquí, conocido como NTM-I. A pesar de haber retirado las tropas de este país, el Gobierno de España apoya esas misiones como país miembro de la OTAN.

Algunos funcionarios españoles que trabajan en el Cuartel General de la OTAN en Nápoles, donde se ubica el Mando Regional Sur de la Alianza Atlántica, no salen de su asombro cuando comprueban cómo los responsables militares españoles que planifican algunas operaciones en Irak, no pueden asistir a las reuniones en las que se habla precisamente del país.

La razón es, según fuentes militares consultadas por El Confidencial Digital destinadas en Nápoles, el “veto” impuesto por el Ministerio de Defensa español a esos funcionarios, tras la decisión del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de retirar nuestras tropas de Irak.

A este confidencial se le habla del caso de un oficial español, responsable de la sección de Operaciones (J-3) cuyo trabajo, precisamente, es planificar misiones en Irak. El trabajo se lleva a cabo, pero no hay posibilidad de que formen parte de las deliberaciones o decisiones que son adoptadas al respecto por otros países miembros de la OTAN.

José Luis Rodríguez Zapatero ordenó la retirada de las tropas españolas de Irak nada más ser elegido Presidente del Gobierno. Aún así, España, como país miembro de la Alianza Atlántica ha apoyado algunas operaciones que tienen que ver con este país.

Tal es el caso del entrenamiento del futuro ejército iraquí (‘Nato training mission for Irak’) que cuenta con el visto bueno del gobierno español siempre y cuando la instrucción no implique el desplazamiento de españoles a territorio iraquí.

De hecho, Zapatero ya confirmó el ofrecimiento de entrenar a un grupo de oficiales iraquíes, podrían ser unos 150, en el centro de desminado situado en Hoyo de Manzanares (Madrid). También ofreció la base de Morón de la Frontera, en Sevilla, como lugar para que la OTAN realice la formación del personal iraquí.