Jueves 27/07/2017. Actualizado 14:31h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Hay 73 etarras en cárceles del país galo

Le Monde entrevista a los familiares de dos dirigentes de ETA para hablar de los “presos vascos”

El periódico francés describe el “desgarro” por tener a Ibon Gogeaskoetxea, ex jefe militar de la banda, en la cárcel de Arlés, y a 1.300 kilómetros de allí a su hermano Eneko, que intentó matar al rey Juan Carlos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los políticos y activistas del suroeste de Francia que organizaron la entrega de parte del arsenal de armas de ETA a las fuerzas de seguridad el pasado 8 de abril han dado un paso más. Ahora han viajado a París para tratar de tejer complicidades con las autoridades francesas en favor de los 73 “presos vascos” -así los denominan hasta periódicos como Le Monde- que cumplen condena en las cárceles del país.

Eneko Gogeaskoetxea, asesino de dos ertzainas en un atentado fallido contra el rey Juan Carlos. Eneko Gogeaskoetxea, asesino de dos ertzainas en un atentado fallido contra el rey Juan Carlos.

Una vez que ETA entregó las coordenadas de varios zulos en los que almacenaba armas y explosivos, el grupo de autodenominados “artesanos de la paz” ha decidido ir un paso más allá e intentar que el gobierno de Francia flexibilice la política penitenciaria que se aplicar a los presos de la banda terrorista.

Hace unos días viajaron a París varios de estos políticos y activistas del País Vasco francés para reunirse con personalidades y autoridades galas. Hasta la capital francesa se trasladaron, por ejemplo, el alcalde de Bayona, Jean-René Etchegaray, y el presidente de la Liga de Derechos Humanos, Michel Tubiana, que tuvieron un papel destacado en esa escenificación del desarme de ETA. Junto a ellos, acudieron otros políticos del Departamento de Pirineos Atlánticos y representantes de lo que denominan la sociedad civil, que incluye al colectivo de familiares de presos etarras, Etxerat.

Esta delegación consiguió reunirse con representantes del Ministerio de Justicia francés, con diputados de varios partidos de la Asamblea Nacional, y con cargos del sistema judicial francés, así como con la Comisión Consultiva Nacional de Derechos Humanos.

El diario Le Monde, considerado el de referencia y mayor prestigio internacional del Francia en el resto del mundo, recogió la información de estas reuniones. Y lo hizo, de nuevo, denominando a los terroristas de ETA que cumplen condena en la cárcel como "presos vascos", y a la propia banda terrorista, como "grupo separatista".

El periódico pone cara al problema de los 73 etarras internados en diferentes cárceles dando voz a un familiar de dos presos de ETA. Pero no son presos cualquiera: Zigor Gogeaskoetxea, el entrevistado por Le Monde, es hermano de dos de los dirigentes más destacados de la banda durante los últimos años.

En el artículo se cita a Ibón Gogeaskoetxea, que se encuentra internado en la prisión de Arlés tras pasar por otras cuatro cárceles. Se encuentra, se resalta en el artículo, a más de 600 kilómetros de su familia en el País Vasco. Ibón Gogeaskoetxea fue detenido en el norte de Francia en 2010, cuando ejercía como jefe del aparato militar de ETA, y por tanto responsable de los comandos de la banda.

A otros 600 kilómetros, pero en dirección opuesta, está Eneko Gogeaskoetxea, hermano de Ibón y de Zigor, quién habla en el reportaje para Le Monde. Internado en la prisión de Pontevedra, este etarra también tuvo responsabilidades, en su caso en el aparato logístico de la banda. Fue condenado por asesinar al ertzaina José María Aguirre en un atentado con granadas escondidas en unos grandes maceteros que ETA intentó hacer estallar en una visita del rey Juan Carlos al museo Guggenheim de Bilbao.

Su hermano Eneko también participó en este atentado que podría haber acabado con la vida del rey y de autoridades como los presidentes español y vasco José María Aznar y José Antonio Ardanza.

Ninguno de los delitos por los que han sido condenados estos dos etarras se explican en el reportaje de Le Monde, que detalla que los 73 etarras presos en las cárceles francesas cumplen condena o prisión provisional a un promedio de 630 kilómetros de sus familias en el País Vasco o Navarra. También el hermano de los dos etarras anteriormente mencionados se queja de que los viajes para ir a visitar a Ibon en Arlés les cuesta al menos 250 euros.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·