Viernes 27/05/2016. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Apuesta por el líder del partido

Monedero asesora a Pablo Iglesias: elecciones no, gobierno con el PSOE sí

El ex número 2 de Podemos se implica en la crisis del partido. Ha dado al secretario general cinco consejos. El más relevante: si hay nuevas generales, perdemos votos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Quería permanecer al margen, pero finalmente ha decidido intervenir. Juan Carlos Monedero lleva días hablando con Pablo Iglesias sobre el futuro de Podemos y la hoja de ruta que debe seguir el partido en las próximas semanas. Ha tomado esta decisión una vez oficializada la guerra civil entre el secretario general e Íñigo Errejón tras el cese de Sergio Pascual.

Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero. Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero.

Tal y como se informó en estas páginas, el ex número 2 de Podemos mantenía hasta esta semana que las discrepancias dentro del partido eran parte de una campaña en contra y, en cualquier caso, si hubiera algún desacuerdo sería bueno para seguir creciendo. Por eso, decidió no decantarse ni dar su apoyo a ninguna de las dos corrientes internas. Ahora todo esto ha cambiado. El cese de Sergio Pascual y la aparición de las primeras voces críticas contra Iglesias ha provocado la reacción de Monedero.

Según confirman a El Confidencial Digital fuentes bien situadas en Podemos, el antiguo responsable de ‘Proceso Constituyente y Programa’ ha hablado, en los últimos días, con el secretario general del partido para analizar la crisis interna que se ha abierto y sugerir posibles soluciones.

Ambos coinciden en que hay que zanjar de inmediato la actual situación para evitar males mayores. Y, para ello, Juan Carlos Monedero ha dado a Pablo Iglesias cinco consejos que el líder de la formación morada parece dispuesto a seguir. Son los siguientes:

1. Evitar nuevas elecciones

Hasta hace apenas unos días, Monedero no veía “ningún problema” en que hubiera nuevas elecciones si PSOE y Podemos no alcanzaban ningún acuerdo. El ex número dos sostenía que su partido no tiene, “como otros”, miedo a las urnas. Por eso, tenía que ser el PSOE, y otras formaciones, los que estuvieran preocupados por la convocatoria de unas nuevas generales.

Ahora, sin embargo, ha transmitido a Iglesias que Podemos, como  todos los partidos con divisiones internas, tiene el riesgo de ser castigado por el electorado precisamente por esa fragmentación que se ha producido entre los principales dirigentes.

Es algo que ya ha padecido Tsipras en Grecia o el propio PSOE en España. A la formación morada ya no le conviene que haya elecciones. En ese sentido, explican las fuentes consultadas, Monedero ha dejado claro al secretario general que no hay dudas: de haber nuevos comicios, “nosotros perderíamos votos”.

2. Adiós a la vicepresidencia

Ante este escenario, Podemos tendría que sentarse a negociar, sin más tardar y en serio, un acuerdo con el PSOE. Para ello, el propio Pablo Iglesias debería rebajar las exigencias que ha mantenido hasta la fecha.

Entre ellas, el líder de Podemos, en opinión de Monedero, no debería convertirse, en ningún caso, en vicepresidente de Pedro Sánchez. El ex número dos del partido se ha mostrado, en este aspecto, tajante: “Tú no debes entrar en un gobierno presidido por el PSOE”.

Las fuentes consultadas explican que “Juan Carlos le ha dicho a Pablo que él solo puede entrar en un gobierno para presidirlo él”. Iglesias debe centrarse ahora en el partido para evitar que éste se descomponga. Esa debe ser su principal misión y a ello debe dedicar sus principales esfuerzos.

3. Ministerios para el ex JEMAD y la jueza Rosell

La no entrada de Pablo Iglesias en el Gobierno de Sánchez no implicaría, sin embargo, que Podemos no tuviera representación en el Ejecutivo. Cargos del partido sostienen que Iglesias está valorando, muy seriamente, la recomendación de introducir dos ministros, considerados “independientes”, pero que han concurrido a las elecciones con la formación morada.

Se trata del ex JEMAD José Julio Rodríguez y la jueza canaria Victoria Rosell. Para ellos irían destinadas dos de las carteras más relevantes del nuevo Ejecutivo: la de Defensa y la de Justicia. Ambos, además, serían “asumibles” por el propio Pedro Sánchez, que no tiene candidato claro para ninguna de estas dos carteras y que, además, aseguró en su día que “no le importaba Defensa”.

De esta forma, además, Podemos podría defender, públicamente, que el PSOE ha tenido que acceder a un gobierno de coalición para ganarse el apoyo del partido. Una de las primeras condiciones que puso el propio Pablo Iglesias incluso antes de que Pedro Sánchez fuera propuesto candidato por el rey.

4. Fuerte reorganización del partido

La renuncia de Iglesias a la vicepresidencia del Gobierno es, en opinión de Monedero, necesaria para que el actual secretario general dedique todo su tiempo a Podemos. El partido pasa por un momento más que delicado y es ahora cuando el líder de la formación debe evitar que la guerra interna le pase factura.

Para ello, Pablo Iglesias emprenderá, según las fuentes consultadas, una fuerte reorganización a nivel interno, en la que algunos de los líderes regionales -con los que se reunió el pasado viernes- tendrán más peso orgánico.

En ese sentido, se espera que tras el nombramiento de Pablo Echenique (Aragón) como nuevo secretario de Organización, Luis Alegre (Madrid) y Teresa Rodríguez (Andalucía) adquieran también más cota de poder en los próximos meses para desplazar a los afines de Íñigo Errejón.

5. Errejón se mantendrá como portavoz en el Congreso

El último consejo de Monedero: los cambios en el organigrama de Podemos deben afectar a los cargos más cercanos a Íñigo Errejón, pero no al propio secretario de Política de la formación. El actual número dos del partido conservará, si él no renuncia, su actual cargo en la ejecutiva, así como el puesto de portavoz parlamentario en el Congreso de los Diputados.

Monedero e Iglesias coinciden en reconocer la buena oratoria de Errejón, algo básico para que el partido tenga repercusión en la Cámara. Además, su continuidad en puestos de responsabilidad apaciguará, en gran parte, las voces críticas ya existentes y las que pueden surgir tras el proceso de reorganización que se prepara en el partido.

Las fuentes consultadas aseguran, por otra parte, que de esta forma, Iglesias mantendrá “entretenido” a su actual número dos mientras él hace todos los cambios que considere oportunos a nivel interno.