Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Moratinos ha tenido que “tragar” el traslado de Exteriores a Torres Ágora, que incomoda y mucho a los diplomáticos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La culpa –dicen- la tienen el naftaleno y Ana Palacio, la ex ministra de Asuntos Exteriores. Por lo pronto, el Ministerio debe abandonar su sede actual en el edificio de Marqués de Salamanca y trasladarse a las afueras de la capital. Según ha sabido ECD, Moratinos y la diplomacia española andan muy molestos por esta medida que se ejecutará en breve.

La culpa —dicen- la tienen el naftaleno y Ana Palacio, la ex ministra de Asuntos Exteriores. Por lo pronto, el Ministerio debe abandonar su sede actual en el edificio de Marqués de Salamanca y trasladarse a las afueras de la capital. Según ha sabido ECD, Moratinos y la diplomacia española andan muy molestos por esta medida que se ejecutará en breve. El Ministerio de Asuntos Exteriores ya tiene alquilado el edificio Torres Agora de Madrid, propiedad de la inmobiliaria Colonial, para instalar allí provisionalmente la sede del Departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos. El edificio, ubicado en la calle Serrano Galvache, al borde de la carretera de circunvalación M-30 y próximo también a la M-40, cuenta con 30.650 metros cuadrados de superficie de oficinas y 15.689 metros cuadrados bajo rasante con capacidad para 500 plazas de aparcamiento. Se trata del lugar que Patrimonio del Estado ha sugerido al Departamento de Asuntos Exteriores para ubicar a su personal mientras se reforma el edificio de Marqués de Salamanca que actualmente acoge la sede del Ministerio, afectado por emanaciones de un gas tóxico conocido como naftaleno. El "naftaleno", compuesto contaminante que produce exhalaciones venenosas en ciertos edificios degradados, es el responsable de que la ex ministra de Asuntos Exteriores con el Partido Popular, Ana Palacio, decidiera en su día esta mudanza que no sentó nada bien en la clase diplomática. Los funcionarios, que andaban muy quejosos por la medida, así se lo manifestaron en reiteradas ocasiones al nuevo ministro Moratinos a través de sus sindicatos. Algunos albergaban la esperanza de que su colega metido en tareas políticas revocara la decisión. A Moratinos, efectivamente diplomático de carrera, el tema le enfada muchísimo pero argumenta que la decisión ya estaba tomada. Y el traslado tendrá lugar en breve plazo. Además, los diplomáticos temen que, una vez subsanados los problemas de la actual sede, Patrimonio no les deje regresar a su actual ubicación, teniendo en cuenta que el edificio por remozar va a ser vaciado por entero, y ganará hasta cuatro nuevas plantas que serán convenientemente dotadas. Será una pieza muy codiciada y susceptible de cualquier maniobra al más alto nivel. A todo esto hay que añadir que, según cuentan quienes lo han visto, Torres Ágora, el nuevo destino, no resulta nada acogedor, rodeado por enormes obras y zanjas, acordes al resto del “paisaje” que impera en la capital.

·Publicidad·
·Publicidad·