Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Una cláusula permitía a Moratinos evitar el traslado a Torres Ágora de los funcionarios de Exteriores, “milagrosamente” recuperados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Moratinos culpa del traslado a las afueras de Madrid de la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores a Ana Palacio y así lo sostienen personas de su entorno. El Confidencial Digital ha podido saber ahora que existe una cláusula de rescisión del contrato, que permitía a Moratinos evitar el cambio a Torres Ágora. Por cierto, que en ámbitos diplomáticos ha llamado la atención las “curaciones” repentinas entorno a este caso.

Moratinos culpa del traslado a las afueras de Madrid de la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores a Ana Palacio y así lo sostienen personas de su entorno. El Confidencial Digital ha podido saber ahora que existe una cláusula de rescisión del contrato, que permitía a Moratinos evitar el cambio a Torres Ágora. Por cierto, que en ámbitos diplomáticos ha llamado la atención las “curaciones” repentinas entorno a este caso.

 

Este lunes ECD se hacía eco del parecer del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, sobre el polémico cambio de sede ministerial, ya inminente. Ante las quejas de los trabajadores, argumenta que la decisión ya estaba tomada por su antecesora en el cargo, Ana Palacio, y que no existía posibilidad de volver atrás.

 

Sin embargo, según ha podido saber este confidencial el contrato de arrendamiento del nuevo edificio, en Torres Ágora, contiene una cláusula de rescisión que haría factible evitar la marcha a la nueva sede. Muestra de ello es que desde el departamento de Moratinos se ha intentado encontrar otra ubicación provisional. Finalmente, su equipo no ha podido encontrar mejor alternativa que la propuesta por Ana Palacio.

 

Las mismas fuentes aseguran, incluso, que la rescisión del contrato hubiera resultado en estos momentos económicamente ventajosa para el Ministerio, sobre todo si se tiene en cuenta que se ha perdido un año desde la firma del mismo.

 

Por otro lado, en algunos ámbitos diplomáticos ha llamado la atención cómo el escándalo provocado por gran parte de los trabajadores ante la presencia del naftaleno ha quedado en nada. Se habla incluso de empleados que pidieron la baja laboral alegando cierto malestar provocado por las emanaciones de este gas. Ahora, tras el cambio de Gobierno, parecen haber desaparecido los síntomas de la enfermedad.

 

No sin cierta ironía, hay quien afirma que “el naftaleno ganó las elecciones”. “Desde que ganó el PSOE –explican- se acabaron las protestas, ya no interesan los perjuicios que puede producir el naftaleno y ya no quieren un traslado a otra sede”.

·Publicidad·
·Publicidad·