Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Odisea en el Senado: diputados haciendo la “ola”, ujieres de mudanza, votaciones “fila a fila” y despistados buscando la entrada

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Pleno extraordinario del Congreso que convalidó el decreto-ley del Gobierno para reforzar la lucha contra los incendios tuvo que celebrarse este jueves en el Senado por las obras de modernización tecnológica que tienen lugar en el hemiciclo de la Cámara Baja. Según testigos presenciales, se trató de una auténtica odisea.

El Pleno extraordinario del Congreso que convalidó el decreto-ley del Gobierno para reforzar la lucha contra los incendios tuvo que celebrarse este jueves en el Senado por las obras de modernización tecnológica que tienen lugar en el hemiciclo de la Cámara Baja. Según testigos presenciales, se trató de una auténtica odisea.

 

En primer lugar, el traslado obligó a los diputados a recuperar un sistema de votación que no se utilizaba desde que se instaló el voto electrónico: tuvieron que votar fila a fila y poniéndose en pie, según el sentido de su voto.

 

Al inicio de la sesión, el presidente del Congreso, Manuel Marín, había planteado a los grupos que “meditaran” la posibilidad de recurrir al asentimiento para votar esta iniciativa, con el fin de que la votación se realiza de manera “más rápida”. El sistema electrónico no podía utilizarse porque está programado para contabilizar el voto de los 259 senadores y hay 350 diputados.

 

Finalmente no fue posible recurrir al asentimiento porque CiU, PNV, CC-NC, EA y Nafarroa Bai, tenían previsto abstenerse. Así las cosas, Marín optó por recuperar la fórmula prevista en el artículo 84.1 del Reglamento del Congreso y los diputados votaron fila por fila levantándose primero los que votaban favor, después los que rechazaban la iniciativa y por último los que se abstuvieron.

 

Esta circunstancia hizo que tanto la votación como el recuento de los votos por parte de los letrados se ralentizara. Además, hubo que realizar dos votaciones, primero la de convalidación del decreto y después la relativa a su posible tramitación como proyecto de ley. Los diputados se tomaron con tranquilidad el “experimento” y ninguno se equivocó. Eso sí, provocó risas entre los parlamentarios el hecho de levantarse y sentarse repetidamente y algunos incluso lo calificaron como “la ola”.

 

Para esta sesión, junto a los diputados tuvieron que trasladarse al Senado ujieres y taquígrafos del Congreso. Además, hubo que adaptar el hemiciclo de la Cámara Alta –con espacio para acoger a 259 senadores- y hacer hueco a los 350 diputados que podían acudir al debate. Para ello se introdujeron 91 sillones, pero bastantes se quedaron vacíos, habida cuenta de la urgencia con la que se ha convocado este Pleno y las fechas en las que ha tenido lugar.

 

La mudanza del Senado al Congreso provocó también algunas situaciones curiosas, ya que se pudo ver a varios diputados despistados buscando el acceso al hemiciclo de la Cámara Alta.

·Publicidad·
·Publicidad·