Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El PP se ha propuesto demostrar en el Congreso las profundas carencias de Trinidad Jiménez en política internacional

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La nueva ministra de Asuntos Exteriores se ha convertido en el objetivo número uno del PP en el Congreso. Los ‘populares’ consideran que no está preparada para el cargo y se han propuesto demostrarlo ‘acribillándola’ a preguntas e iniciativas parlamentarias.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, Trinidad Jiménez no supo imponerse en su primera reunión con la Comisión de Exteriores. Se centró en pactos a largo plazo y no explicó las razones por las que el Gobierno ha decidido mantenerse al margen en el conflicto entre Marruecos y el Sáhara. Además, su discurso provocó grandes protestas en los allí presentes.

Desde el PP consideran que la ministra ha dado síntomas de flaqueza en su primer reto político de cierta entidad desde que está a cargo de Exteriores y creen que es uno de los miembros del Gobierno más débiles. Por ese motivo, harán todo lo posible para evidenciar que Zapatero se equivocó al incluirla en la remodelación del Ejecutivo.

Para las fuentes ‘populares’ consultadas, “el nombramiento de Trinidad Jiménez puede ser la puntilla a este Gobierno. Zapatero quería un cambio de rumbo con la salida de Moratinos, pero se ha equivocado totalmente en la elección del sucesor”.

Los miembros de la Comisión de Exteriores consideraban al ex ministro como “un colega diplomático al que había que respetar”. Moratinos sabía hacer frente a las preguntas de los diputados y, en ocasiones, conseguía imponer su criterio. La relación de este organismo con Jiménez es muy distinta: “Con ella no va a pasar lo mismo. Queremos evidenciar que no tiene ni idea”.

El antecedente de la secretaría de Estado para Iberoamérica

Uno de los argumentos que empleó Zapatero para justificar la elección de Trinidad Jiménez como ministra de Asuntos Exteriores fue su experiencia al frente de la secretaría de Estado para Iberoamérica: la malagueña ostentó este cargo de 2006 a 2009.

Sin embargo, las fuentes consultadas por ECD explican que, en muchas reuniones con diplomáticos, Jiménez no sabía explicar las decisiones de Moratinos en política exterior, llegando a veces a expresar un mensaje muy diferente al realizado por el entonces ministro.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·