Lunes 05/12/2016. Actualizado 16:38h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El PP sacará su artillería pesada contra el PSOE y Ruth Porta para mitigar los efectos de la dimisión del responsable de urbanismo en Madrid

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los “populares” van a rescatar de nuevo los nombres de la socialista Ruth Porta y su marido, Benedicto Mamblona, que acapararon las primeras páginas de los periódicos tras el caso de los díscolos Tamayo y Sáez. El PP se van a defender rechazando por falsas las acusaciones y explicando que los corruptos son los socialistas.

Las tramas urbanísticas e inmobiliarias nuevamente van a servir de ‘arma arrojadiza’ en la Comunidad de Madrid. El Partido Popular está trabajando en estos momentos en la estrategia que va a adoptar tras la dimisión del director general de urbanismo, Enrique Porto. Según informaciones periodísticas, Porto se habría beneficiado de algunas operaciones inmobiliarias gracias a su cargo.   El Partido Popular de Madrid, según ha podido saber El Confidencial Digital, está elaborando su defensa rescatando tramas urbanísticas de dirigentes del Partido Socialista, como es el caso de la Secretaria de Política Institucional, Ruth Porta, o de su marido, Benedicto Mamblona. A ellos se les quiere exigir que expliquen las operaciones de las que han formado parte.   La batalla que van a plantear los populares de Esperanza Aguirre se basará también en estos otros puntos:   -- La campaña socialista pretende tapar sus propios escándalos, como los de Aldea del Fresno, Seseña, Morata de Tajuña o Marbella.   -- Las acusaciones del PSOE son falsas y lo prueba el hecho de que no hay ninguna denuncia.   -- La gestión de Enrique Porto ha sido siempre excelente. El interesado está barajando emprender acciones penales para frenar esta operación de desprestigio.   -- El gobierno del PP se caracteriza por su rectitud y transparencia, calificativos que no pueden ser empleados para las gestiones socialistas.