Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El PP Vasco opta por no hablar de Navarra porque hacerlo sería abonar la tesis de que la región forma parte de Euskal Herria

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Contraproducente e ilícito son algunos de los adjetivos que los dirigentes del Partido Popular en el País Vasco emplean para justificar su silencio ante las turbulencias políticas que vive la Comunidad Foral Navarra.

Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes cercanas a la dirección del PP Vasco, los responsables del mismo han hecho pacto de silencio sobre la cuestión de Navarra, toda vez que no quieren introducir en sus argumentarios este tema ya que consideran que sería abonar la tesis de los nacionalistas vascos.   Pare el entorno nacionalista vasco, y por supuesto también para los asesinos de la banda terrorista ETA, Navarra es pieza fundamental de la construcción de la “gran Euskalerría”. Los últimos movimientos y declaraciones del Gobierno de Zapatero y las sucesivas afirmaciones del entorno abertzale en la dirección de incorporar Navarra al bloque de materias a discutir en el llamado “proceso de paz” han hecho saltar las alarmas en los responsables políticos navarros, inquietud personalizada en su presidente Miguel Sanz.   Los dirigentes del partido que lidera María San Gil contemplan con tristeza esta evolución de la cuestión, ya que consideran que han “trasladado el problema” del nacionalismo vasco a sus vecinos navarros, y todo por culpa de la voracidad de los nacionalistas. En las filas populares se espera por tanto con temor el resultado de los próximos comicios en la Comunidad Foral ya que una pérdida de la mayoría absoluta por UPN desembocaría en un más que probable pacto entre socialistas y nacionalistas de consecuencias imprevisibles para la autonomía de la región.   Los independentistas vascos, que cuentan con construir su gran nación vasca de siete regiones (Gipuzkoa, Bizkaia, Araba, Lapurdi, Behenafarroa, Zuberoa y Nafarroa), consideran por su parte a Navarra como punta de lanza de sus reivindicaciones, tras la autodeterminación.