Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El PP ha optado por una campaña electoral de “perfil bajo”, sin exabruptos, para no movilizar a los potenciales votantes del PSOE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las cifras de las encuestas y la propia experiencia han hecho concluir al partido que el tono crispado del ‘España se rompe’ juega en su contra y a favor del PSOE. Por eso, el tono de la campaña será captar al votante de centro izquierda “indeciso”.

Tras los resultados de la última encuesta hecha pública por el Centro de Investigaciones Sociológicas, en el Partido Popular se pusieron manos a la obra para analizar esos datos a la caza de los votos que podría inclinar la balanza hacia su formación o, por el contrario, hacia su principal oponente, el partido socialista.

El análisis que han realizado los dirigentes populares es, según ha sabido El Confidencial Digital, el siguiente. El votante del PP es más fiel que el seguidor del PSOE. Aunque, según estas mismas fuentes, el margen a favor de uno u otro no es grande. Según este parecer, el 90% de los votantes ‘populares’ repiten su decisión, mientras que ese índice en los socialistas es de un 80%.

Esto ha llevado a concluir en Génova que aquellos que les votaron en 2004, volverán a hacerlo dentro de unos meses si las elecciones se producen en un ‘clima normal’ y no bajo circunstancias como las acontecidas en las anteriores generales, marcadas por los atentados del 11 de marzo.

De ahí que la cúpula del PP sostenga que seguir adoptando una visión “catastrofista” de España o cebarse en la derrota sufrida por el presidente del Gobierno en las negociaciones con ETA, alejaría del partido aún más al electorado que se mueve en una ideología de centro-centro izquierda, y que ahora estaría dispuesto a votarles, “cansado” de la gestión realizada por los socialistas estos años.

Además, si el PP adopta un tono más neutral –lo que en política se suele denominar como un ‘perfil bajo’-, sostienen en Génova,entonces no se producirá una masiva movilización de esos votantes socialistas menos fieles, como sí se produjo por la extraordinarias circunstancias del 11-M.

En esta clave se pueden entender los primeros pasos que está dando, desde hace algún tiempo, su líder, Mariano Rajoy, centrado en las preocupaciones de los ciudadanos (la economía) y afrontando los asuntos de Estado con un tono de menor dureza.