Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El negociador del PSOE con ETA, Jesús Eguiguren, tenía diseñada desde 2003 la hoja de ruta del ‘proceso’ y en ese plan entraba Navarra

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Jesús Eguiguren es presidente del Partido Socialista de Euskadi y uno de los artífices de la negociación con ETA. En las filas socialistas lo consideran un ideólogo. Según se acaba de denunciar, el hombre de confianza del presidente José Luis Rodríguez Zapatero diseñó, antes de que el PSOE llegara al poder, un proyecto negociador en el que se incluía la anexión de Navarra.

Aunque en su partido no reconocen oficialmente los diálogos que Jesús Eguiguren mantuvo con José Ternera cuando Aznar aún era presidente de Gobierno, el propio político socialista sí ha admitido “conversaciones discretas” con líderes de la ilegalizada Batasuna, entre ellos Arnaldo Otegi, para posibilitar el ‘proceso’ hacia la paz. Uno de estos encuentros ya lo adelantó El Confidencial Digital el 22 de junio de 2005: puede verlo aquí.

Lo cierto es que el hombre de confianza de Zapatero lleva muchos tejiendo “su propia hoja de ruta” en las negociaciones con la banda, según acaba de poner de manifiesto el colectivo ‘Basta Ya’. Según acaba de desvelar esta plataforma, el político socialista definió las pautas de acercamiento al entorno abertzale en el libro ‘Los últimos españoles sin patria y sin libertad’, editado en 2003.

En el epílogo, titulado ‘Bases para un arreglo’, ya aludía a la posible inclusión de Navarra en un “solución pactada” del conflicto vasco. Según Basta Ya, desde aquel momento dicho apunte fue acogido con entusiasmo por la izquierda abertzale, entonces asfixiada por la presión judicial.

En el libro, Eguiguren apuesta por “respetar” los procedimientos previstos en el Amejoramiento del Fuero de Navarra. Literalmente dice: “la aplicación de los acuerdos y decisiones políticas adoptadas a lo largo de todo el proceso se deberá llevar a cabo siguiendo los procedimientos previstos en el Estatuto de Gernika, la Ley de Reintegración y Amejoramiento del Fuero de Navarra y la Constitución Española de 1978”.

Basta Ya ha tirado de hemeroteca para concluir que el propio Arnaldo Otegi en una entrevista a la revista Aldaketa 16 decía que estaba más cerca del planteamiento de Eguiguren que el del lehendakari en el Plan Ibarretxe.

Un año más tarde, en noviembre de 2004, la “Propuesta de Anoeta” incluía los “marcos transitorios” utilizando terminología calcada de Eguiguren, el cual contiene, a su vez, reminiscencias del Acuerdo de Lizarra. Otegi incidía en esta posición en otra entrevista al diario Gara en el que aseguró: “somos partidarios de la tesis que expone Eguiguren en sus ‘Bases para un arreglo’ porque defiende la resolución del conflicto y además toca prácticamente todos los temas: derecho a decidir, plazos, territorio, presos, víctimas..., lo que ahora corresponde es establecer un consenso básico sobre todas esas cuestiones”.

Pero lo más importante, para el colectivo ‘Basta Ya’, es que el posicionamiento Eguiguren se ha plasmado ya en posiciones políticas de los últimos dos años. Si uno de los requisitos del modelo Eguiguren era que “el diálogo político requiere, además del mandato democrático para ello, la utilización de métodos exclusivamente pacíficos”, con la resolución del Congreso de los Diputados de fecha 17.05.2005, sobre el final dialogado de la violencia, se habilitaba no sólo un cauce legal sino que se creaba ese “mandato democrático” y se hacía saltar por los aires el pacto PP-PSOE.

Navarra estaba en el planteamiento de Eguiguren antes de que el PSOE alcanzase el poder pues no hay que olvidar que el libro se publicó a finales  de 2003, fecha en la que un tripartito de “izquierdas y nacionalista” desbancó de la Generalitat a CiU, convirtiéndose en un modelo posible para el escenario vasco-navarro.

Parauna parte del socialismo vasco, especialmente para la dirección, un acuerdo entre socialistas e izquierda abertzale podría algún día apear del poder a las fuerzas conservadoras del PNV y UPN de su hegemonía política.