Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

PSOE y PP se enfrentan en el Parlamento vasco aunque pretenden lo mismo: la impugnación de las ayudas a asociaciones próximas a ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Es una de esas singulares paradojas políticas. Socialistas y ‘populares’ se están enfrentando en el Parlamento Vasco por pequeños detalles y formalismos, aunque defienden el mismo objetivo: la revocación de las subvenciones a asociaciones que no condenan la violencia.

El origen de la polémica está en el Boletín Oficial del País Vasco del 29 de agosto de 2007, que publicaba la concesión anual de ayudas económicas a asociaciones entre las que se encontraba Etxerat, que agrupa a familiares de presos etarras y cuya cabeza más visible es Irati Aranzábal, compañera sentimental de Iñaki de Juana Chaos, condenado por veinticinco asesinatos cometidos en nombre de ETA.

En total, la formación podría recibir unos 16.000 euros para editar una publicación en la que, siempre según la organización, se reflejará el maltrato que los presos etarras padecen en terrenos como el sanitario, en los estudios o en los centros penitenciarios. Así se explica en el expediente de solicitud que presentó la asociación en la Consejería de Justicia que preside Joseba Azkárraga.

Nada más conocerse dicha esta decisión, el diputado del Partido Popular vasco, Carlos Urquijo, presentó una proposición no de ley para instar “la exclusión de subvenciones del Gobierno vasco de aquellos grupos y asociaciones que no condenen el terrorismo y apoyen la violencia”.

Según recoge el texto de la iniciativa, “ahora que el Gobierno vasco está pendiente de remitir su Proyecto de Ley de solidaridad con las víctimas del terrorismo entendemos que el Gobierno vasco no debe destinar ni un solo euro a asociaciones que eluden el terrorismo y apoyan a quienes lo practican. Por eso, el parlamento vasco debe excluir de convocatorias públicas de subvenciones, al margen del Departamento que la convoque y de la finalidad de la misma, a aquellas entidades que, aún estando inscritas en el Registro de las mismas, no condenen el terrorismo y, en consecuencia, insta al Consejero de Justicia a revocar las dos subvenciones otorgadas a Etxerat por importe de 8.000 euros.”

Poco después, el PSOE presentó una enmienda de totalidad a la Proposición del PP . El texto de los socialistas incluye dos puntos únicos cuyo contenido coincide prácticamente con las argumentaciones de los ‘populares’:

-- El parlamento vasco insta al Gobierno vasco a excluir de sus convocatorias públicas de subvenciones a aquellas entidades que, aún estando inscritas en el correspondiente registro de asociaciones, se nieguen a condenar el terrorismo y/o amparen o promuevan actividades de apoyo a quienes la practican.

-- Además, insta al Consejero de Justicia, Empleo y Seguridad Social a revocar las dos subvenciones otorgadas a Etxerat, por importe de 8.000 euros cada una reflejada en el Boletín Oficial del País Vasco de 29 de agosto de 2007.

Las iniciativas, casi idénticas, podría haber significado la unión de los dos partidos con el mismo fin, algo que ha resultado imposible. Dirigentes socialistas han explicado a El Confidencial Digital este movimiento con las siguientes palabras: “estamos de acuerdo con la iniciativa del PP, pero no estaba redactada de forma clara y no sabíamos si sólo pedía la ‘exclusión’ de las ayudas en un futuro. En resumen, se trata de impedir que quedara fuera cualquier supuesto”.