Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El PSOE lamenta la incapacidad de Julio Villarubia para ejercer como portavoz: su ‘número dos’ en el Congreso “no da la talla”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La discreción adoptada en las últimas fechas por el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, ha supuesto por contra una intensa actividad pública de Diego López Garrido como portavoz del Gobierno. En Ferraz reconocen que parte de ‘culpa’ la tiene Julio Villarubia.

Desde hace varias semanas, Diego López Garrido ha asumido su papel de ‘voz cantante’ del Grupo Socialista del Congreso de los Diputados como portavoz, en detrimento del secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, apartado de la escena política en estas lides.

Sin embargo, López Garrido podría relevarse en este cometido con su número dos en el grupo parlamentario, el secretario general Julio Villarrubia Mediavilla. Según ha podido saber El Confidencial Digital en fuentes de la formación, no se le considera capacitado para este cometido y existe una gran desazón por ello.

Directivos del PSOE han reconocido a este confidencial que no llevan muy bien la escasez de portavoces que sufren. Y Villarubia es un ejemplo, admiten. “No podemos utilizarle como portavoz porque no da la talla”.

Julio Villarrubia es diputado por Palencia, ciudad en la que nació en 1957. Licenciado en Derecho y abogado de profesión, es vicesecretario General del PSOE en Palencia, miembro del Comité Federal del PSOE y, como se ha comentado, actualmente ocupa el puesto de secretario general del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso.

Las fuentes consultadas prefieren no hacer sangre sobre este asunto. Pero la realidad, admitida en Ferraz, es que, en estos momentos, Diego López Garrido está saturado de comparecencias pues se ve obligado a salir al paso de todos los asuntos, como única voz autorizada en el Congreso.