Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En el Partido Popular también se trabaja con la idea de que hay Rodríguez Zapatero para cuatro más y con mayoría absoluta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La primera reacción que se produjo en el PSOE cuando se ganaron las elecciones fue esta: “aquí podemos quedarnos muchos años”. En el PP, según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes bien informadas, también se trabaja con esta opción.

La primera reacción que se produjo en el PSOE cuando se ganaron las elecciones fue esta: “aquí podemos quedarnos muchos años”. En el PP, según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes bien informadas, también se trabaja con esta opción.

 

Y es que, pese a que Zapatero está teniendo un mes muy malo entre las calles tomadas por la derecha y el previsible desacuerdo en Bruselas, la estrategia socialista se afianza en esta línea: cuanto más a la izquierda siga el PSOE, más a la derecha y más marginado quedará el PP. De hecho, no se recuerda que Zapatero haya pronunciado nunca en un discurso la palabra “centro”, que hasta hace poco parecía el ideal de ambas formaciones.

 

Según informaciones recogidas por ECD entre altas personalidades del Partido Popular, en esta formación hay quien acepta con resignación esta realidad y consideran que Zapatero está aún en su fase expansiva, y más al principio de esta fase que al final. Sus “hipotecas” con los nacionalistas, basadas en promesas de difícil concreción, durarán lo que la legislatura dure. Y la legislatura durará lo que quiera Zapatero.

 

El siguiente movimiento es la aplicación lógica del principio de que en España las elecciones no se ganan sino que se pierden. La estrategia de Zapatero consiste en medir bien los tiempos para convocar las elecciones en la cresta de la ola: algunos se barruntan que el Presidente calculará bien tanto la debilidad del adversario como la resaca de algún éxito fácilmente vendible o la formulación de alguna irresistible promesa al electorado. En el PSOE sólo se piensa en estos términos: trabajar para “ganar o ganar” las próximas elecciones.

 

En el PP tienen muy presente lo que costó echar a Felipe González en años de estancamiento económico y corrupción creciente. Y se preparan para unos cuantos años de frío con Zapatero en el poder y la intención del PSOE de empujarles cada vez más a la derecha.