Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Pascual Maragall y Manuel Marín, los grandes “perjudicados” de las últimas peripecias que vive el Estatuto catalán

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las dificultades que atraviesa el Estatuto catalán, sometido a todo tipo de manejos y revisiones, van a tener, de entrada, dos primeros “perjudicados”: Pascual Maragall y Manuel Marín.

Las dificultades que atraviesa el Estatuto catalán, sometido a todo tipo de manejos y revisiones, van a tener, de entrada, dos primeros “perjudicados”: Pascual Maragall y Manuel Marín. Maragall fue quien, como presidente de la Generalitat, envió el texto a Madrid, y, por tanto, los recortes que va a introducir el Gobierno le dejarán en evidencia, en la medida en que no saldrá adelante, ni mucho menos, la propuesta entregada en el Congreso. La autoridad del President va a quedar en entredicho, y, además, por obra de sus propios correligionarios del PSOE. Pero la posición del líder del PSC está ya absolutamente en baja en las últimas semanas. Según fuentes políticas catalanas, Maragall ha sido marginado por completo en las últimas negociaciones sobre el texto definitivo, a las que no ha sido convocado y en las que no se escucha su voz. Ha quedado —se comenta- fuera de juego. La opción de marginar al President se atribuye en directo al mismísimo Rodríguez Zapatero, que considera que Maragall no está en condiciones de afrontar la nueva situación. La pérdida de confianza en él es de tal calibre que al presidente del Gobierno se le han escapado, en privado, comentarios muy negativos sobre la capacidad de su colega catalán. Y también sobre su futuro como cabeza de lista en las próximas elecciones autonómicas. En el caso de Manuel Marín, en fuentes parlamentarias se da como seguro que el partido no le “perdonará” lo ocurrido con el fracaso del intento de prorrogar dos días el plazo de enmiendas al Estatut. Entre los diputados del PSOE se aprecia un notable enfado con el titular del Congreso por lo ocurrido. Le echan la culpa, por su voluntad de mantenerse en la idea de exigir la unanimidad de los Grupos Parlamentarios como condición para prorrogar dos días más las negociaciones.

·Publicidad·
·Publicidad·