Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Peces-Barba denegó el voto secreto a la junta de gobierno de la Carlos III que evaluó la compatibilidad de su cargo de comisionado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Y lo hizo bajo un enfado que se hizo bien visible a todos los presentes. Según han confirmado algunos testigos a El Confidencial Digital, la junta de gobierno de la Universidad Carlos III de Madrid que decidió sobre la posible compatibilidad o no del cargo de alto comisionado de Gregorio Peces-Barba con el de rector, quiso realizar una votación secreta, opción que fue denegada por el propio afectado.

Y lo hizo bajo un enfado que se hizo bien visible a todos los presentes. Según han confirmado algunos testigos a El Confidencial Digital, la junta de gobierno de la Universidad Carlos III de Madrid que decidió sobre la posible compatibilidad o no del cargo de alto comisionado de Gregorio Peces-Barba con el de rector, quiso realizar una votación secreta, opción que fue denegada por el propio afectado.

 

El Ministerio de Administraciones Públicas es el órgano designado por el Estado para arbitrar las peticiones de compatibilidad de sus funcionarios. Para evaluar cada caso, este departamento suele pedir el parecer de la institución que “pierde” al oficial, a la que se le exige un dictamen al respecto. Posteriormente, Administraciones Públicas valorará si se dan discordancias de horarios, sueldos y demás.

 

Gregorio Peces-Barba es rector de la Universidad Carlos III de Madrid. El pasado mes de diciembre, el Presidente del Gobierno nombró al político socialista Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo. Para ello, el ministro Jordi Sevilla pidió un informe al centro superior en modo tal de poder valorar si existía incompatibilidad o no entre los cargos.

 

Según han confirmado a ECD fuentes universitarias, la junta de gobierno de la Carlos III quiso votar en secreto la resolución que se debía remitir al Gobierno. El afectado, Peces-Barba no recibió nada bien la propuesta y, con cajas destempladas, obligó a que el pronunciamiento se realizara públicamente, como finalmente sucedió. Las autoridades del centro superior manifestaron su disposición favorable ante la atenta mirada de Peces-Barba.