Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Pedro Arriola y el sociólogo del PSOE apuestan por sacar a ETA del debate político: el ex asesor de Aznar guarda secreto sobre sus datos de la tregua

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Era un duelo. Un mano a mano. Pedro Arriola y Julián Santamaría juntos delante de un público escaso, pero escogido: la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el presidente del CIS, Fernando Vallespín, y la responsable autonómica del PP, Soraya Santamaría. Se pretendía que el ex asesor de Aznar y el de Felipe González analizaran las últimas elecciones. ECD estuvo allí.

El moderador, Antonio San José, Subdirector de los Servicios Informativos de Cuatro, lo tenía difícil. Los dos sociólogos se conocían de antaño y decidieron sortear sus preguntas con ironía y sarcasmo. El punto de partida estaba claro: analizar los resultados de las elecciones del 27-M en Madrid y su posible repercusión o trascendencia al resto de España y, sobre todo, su influencia de cara a los comicios generales. La discreta invitada de honor fue la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, a la que Arriola hizo guiños afectuosos a lo largo de su intervención. 

Arriola empezó con un gesto caballeroso. El hombre de confianza de Aznar recordó a los concejales de todas las formaciones políticas que sufren en su quehacer diario la violencia de la banda terrorista. Pero inmediatamente hizo un giro y entró en materia. Arriola reconoció, con su acento andaluz matizado por sus años de residencia en la capital, que eran los primeros sorprendidos con los resultados electorales del PP. “Sin embargo, se ha dicho que son los peores del PSOE y no es cierto; esos fueron los de 1995”. Santamaría hizo la primera observación a sus argumentos. “El triunfo de Gallardón compensa el avance de los socialistas en otros territorios. No hay ganadores”. 

“Pero… ¿sirven estos datos como anticipo de las elecciones?”, intentó reconducirlos San José. Los dos sociólogos coincidieron: “Nunca ha sido tan difícil contestar a esa pregunta”. Arriola intentó afinar: “La novedad no es que el PP ganara en Madrid, si no que doblara los resultados. Los populares supieron movilizar a sus electores. Si la principal preocupación de los socialistas era la abstención, el PP consiguió neutralizarla y en Madrid lo tenían fácil: ganó la gestión de Gallardón frente a la mediocridad de Sebastián”.

Santamaría corroboró este punto con gracia “la verdad es que orientar las críticas al alcalde porque los madrileños están endeudados es perder tiempo, porque los madrileños están endeudados desde siempre y encantados de haberse conocido…Ya en serio, la crítica a la política antiterrorista es mucho más exacerbada en Madrid y eso ha tenido su efecto. No hay respuestas absolutas. Tampoco el Barça ganaba en el Calderón… hasta que ganó 6 a 0”.

En lo que sí estuvieron de acuerdo los dos sociólogos es en que los resultados no son extrapolables a las generales. Pero, añadió Arriola, creo que aquí ha vencido el candidato y su obra. “No es lo mismo hacer promesas que hacer promesas tras cuatro años de hecho, con respeto a Esperanza que se encuentra entre nosotros”. Y para ilustrar sus argumentos narró una anécdota: “cuando vi que el PP ganaba en el distrito madrileño de Hortaleza le dije a Aznar: ‘vas a ser presidente de Gobierno’. Las encuestas marcan una tendencia, señalan un camino, pero no son predicciones porque sólo sirven para el momento en el que se realizan. Pero la foto de Rajoy, Gallardón y Aguirre en el balcón la noche de las elecciones tiene un valor simbólico de cara a reafirmar su “victoria”. Pero es que “el uso del balcón es simbólico para el PP, pero juegan con esa ventaja”.

Centrados en la actualidad, marcada por la reciente ruptura de la tregua por ETA, Santamaría no se vio capaz de posicionarse pero sí coincidió con Arriola con que hay que sacar a la banda del debate político y mantenerla fuera de la campaña. Los dos se arriesgaron diciendo que tendría escasa incidencia en el voto un atentado en campaña, aunque Arriola se excusó diciendo: “la información que tengo no la puedo dar y la que puedo dar no es interesante”.

El duelo de los viejos amigos acabó con el anuncio del presidente del CIS de que las encuestas post electorales estarán listas en un plazo de un mes.

El moderador quiso, por último, ponerles en un aprieto: ¿cómo asesoraría Arriola a Zapatero y Santamaría a Rajoy? El primero: “le diría que contratara a Santamaría. Y ya en serio, le diría que no van por buen camino con sus gestos y actitudes”. Santamaría, más irónico, afirmó: “dependería de las condiciones del contrato”.

·Publicidad·
·Publicidad·