Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El acuerdo lo han negociado sus equipos

Pedro Sánchez y Susana Díaz han pactado no atacarse

El secretario general no propondrá un candidato suyo en Andalucía, la presidenta de la Junta le dejará vía libre para formar la ejecutiva y no dará batalla en el congreso federal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“A partir de este momento, dejas de tener mi apoyo”. Este anuncio, realizado por Susana Díaz a Pedro Sánchez seis meses después del congreso extraordinario de 2014, inauguró una guerra entre el madrileño y la sevillana que se ha mantenido hasta las primarias del pasado 21 de mayo. Ahora, tras el triunfo del secretario general, han firmado una tregua: no van a atacarse.

Susana Díaz saluda a Pedro Sánchez antes del debate en Ferraz. Susana Díaz saluda a Pedro Sánchez antes del debate en Ferraz.

Así lo revelan a El Confidencial Digital miembros de los respectivos equipos de los dos dirigentes, que han mantenido interlocución durante las dos últimas semanas, inmediatamente después de concluidas las primarias en las que Sánchez recuperó la secretaría general perdida en el convulso Comité Federal del 1 de octubre.

Una vez confirmada la victoria del madrileño, y tras una primera fría intervención en Ferraz, Susana Díaz recibió un elevado número de llamadas, incluidas las de los ex presidentes Felipe González y Rodríguez Zapatero. Y en muchas de esas conversaciones le recomendaron que rebajara el tono contra Sánchez y le pidieron que trabajara para “unificar el PSOE”.

Además, dirigentes y barones regionales le insistieron en la idea de que ahora, una vez perdidas las primarias, el objetivo de Díaz debe ser “reforzarse en Andalucía” y lograr que su federación sea “autónoma” de Ferraz. Unas reflexiones que la presidenta de la Junta ha tenido en cuenta para “obrar en consecuencia”, según las fuentes consultadas.

Díaz “no tocará” la ejecutiva de Sánchez...

Así las cosas, en la semana posterior a las primarias Díaz ya confirmó a los suyos que no reclamaría a Sánchez ningún tipo de presencia de su candidatura en la ejecutiva. Además, dejó entrever que tampoco mostraría resistencia a la propuesta de dirección que presente el nuevo secretario general.

La andaluza, por tanto, acudirá al congreso federal con el hacha de guerra enterrada. No obstante, sus afines han avanzado que, aunque no exigirán nada a la hora de la composición de la ejecutiva, sí darán batalla en las enmiendas al proyecto político del PSOE, por considerar que la propuesta debe recoger todas las opiniones del partido.

Por otra parte, Díaz descarta también, en los meses sucesivos, plantear oposición a las decisiones que adopte en Ferraz el nuevo equipo de Sánchez. De esa forma, quiere evitar que en los sucesivos comités federales se viva la tensión padecida en el último año y medio, cuando ella y otros barones ponían en cuestión todas las iniciativas del secretario general.

Las fuentes consultadas por ECD explican que, en su conversación telefónica con Sánchez, Díaz ya dejó clara su disposición a “colaborar” aunque, eso sí, le reclamó “respeto” hacia los líderes regionales, en una clara alusión a los congresos autonómicos que se van a celebrar en el PSOE en los próximos meses.

...y Sánchez no lanzará una alternativa a Díaz

El temor de la andaluza, y de otros líderes regionales del partido, es que Sánchez intente derrocarlos en esos procesos, presentando candidatos propios. Un plan que, de hecho, el secretario general quiere llevar a cabo en regiones como Asturias, Aragón, Castilla-La Mancha y Madrid, sin cerrarse la puerta en la Comunidad Valenciana de Ximo Puig.

En Andalucía, no obstante, el secretario general no tiene, para empezar, un candidato ganador, y tampoco muestra ganas de abrir un nuevo frente contra Susana Díaz. Una postura que los ‘sanchistas’ de la región han trasladado al entorno más próximo a la presidenta de la Junta estas últimas semanas.

Todo eso, después de que se empezara a mover el nombre de Bibiana Aído como candidata alternativa a Susana Díaz en el congreso regional andaluz. Un movimiento que empezó a gestarse a través de colaboradores de Sánchez pero que ahora la propia ex ministra ha zanjado asegurando públicamente que no se presentará.

Pedro Sánchez no excluye que algunos de sus apoyos en la región claramente enfrentados a Díaz, como es el caso de José Antonio Rodríguez, alcalde de Jun, den el paso y presenten candidatura a la secretaría regional. De producirse un movimiento así, el secretario general ha trasladado que no respaldará a esos posibles aspirantes.

El entorno más próximo a la presidenta de la Junta ya ha recibido ese mensaje de los ‘sanchistas’, por lo que en este momento no teme por su continuidad al frente del PSOE andaluz. Colaboradores de Susana Díaz creen que “no existe una alternativa solvente”, y que “el propio Pedro es consciente de ello” y por eso no dará la batalla.

No obstante, y para evitar males mayores, la dirigente autonómica ha decidido, en los últimos días, adelantar la fecha del congreso regional y llevar a cabo una crisis de su gobierno en la Junta, con la intención de reforzarse y no dejar nada al azar de cara a su reelección como secretaria general del PSOE de Andalucía.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·