Sábado 25/06/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Esta semana se verá con Albert Rivera

Pedro Sánchez fija como prioridad lograr el apoyo de Ciudadanos

Ralentiza la negociación con Pablo Iglesias tras la oposición de los barones y de Felipe González. Ferraz se queja de que le falta tiempo para preparar la investidura

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El discurso y la hoja de ruta de Pedro Sánchez han dado un giro de 180 grados durante el fin de semana. Si el viernes apostaba por un pacto con Podemos para llegar a La Moncloa, ahora se ha fijado como máxima prioridad llegar a un acuerdo con Ciudadanos. La presión de Felipe González y los principales barones ha sido clave en este cambio.

Albert Rivera y Pedro Sánchez. Albert Rivera y Pedro Sánchez.

Según explican a El Confidencial Digital altos cargos del PSOE bien situados en Ferraz, el secretario general ya trabaja en cerrar, antes del viernes, una reunión con Albert Rivera para analizar la actual situación política. El líder de Ciudadanos aceptó, por vía telefónica, la invitación de Sánchez, aunque todavía marca distancias respecto a un posible apoyo de investidura.

Pese a ello, y a que de puertas para afuera se sostiene que la iniciativa de formar gobierno todavía pertenece a Rajoy, en la ejecutiva nacional de los socialistas se ve “vital” que el madrileño consiga convencer al catalán antes del Comité Federal que el PSOE celebrará el próximo sábado.

Presión de los barones y de Felipe González

La nueva prioridad de Pedro Sánchez, que el viernes parecía aceptar el Gobierno de coalición con Podemos y aseguraba que ya tenía garantizado el apoyo de la formación morada, tiene que ver con las llamadas y mensajes recibidos las últimas 72 horas de dirigentes críticos con ese previsible acuerdo.

En concreto, barones regionales como Susana Díaz y Javier Fernández, y ex altos cargos del partido, con Felipe González a la cabeza, habrían trasladado a Sánchez, de forma directa o indirecta, su oposición a un pacto con Pablo Iglesias sin haber hablado antes con Albert Rivera.

Así las cosas, la consigna que Sánchez ha recibido por parte de estos dirigentes es la siguiente: “Debes negociar ya con Ciudadanos antes del Comité Federal. No aceptamos un pacto solo con Podemos”.

En ese sentido, el ex presidente del Gobierno, y los líderes autonómicos de Andalucía y Asturias, consideran que el PSOE no puede aceptar cualquier condición de un partido como Podemos sin haber explorado otras vías, en su opinión “más serias”, como la de Ciudadanos.

El equipo de Sánchez, indignado

La presión de estos cargos del partido ha provocado que Sánchez, pese a hablar ayer por la noche con Iglesias, ralentice la negoción con éste y se centre en intentar convencer a Rivera. No obstante, en su equipo se reconoce que el pacto con C´s es mucho menos factible y que esa exigencia tiene como objetivo “poner en problemas” al secretario general.

En ese sentido, las fuentes consultadas aseguran que “entre todos, quieren impedir a Sánchez que gobierne”. Y citan como ejemplo la nueva ronda de contactos establecida por el rey: “Podía haber propuesto ya a Sánchez. Hubiéramos tenido, de esa forma, una semana entera para negociar de forma abierta, pero nos están dejando sin tiempo”.

De esta forma, en Ferraz no se descarta que el líder del partido llegue al Comité Federal con los apoyos de Podemos pero sin los de Ciudadanos, y que los barones díscolos se amotinen ante esta circunstancia.

Ante esa postura, en la ejecutiva hay ya quien apuesta por pasar al ataque: “Algunos quieren imponer con quién pactar, pero Pedro podría hacer una consulta a la militancia sobre un acuerdo con Podemos. Y, si los militantes están con él, nadie podrá rechistarle”.

Mariano Rajoy, a la espera

Mariano Rajoy, por su parte, lleva las últimas 72 horas recibiendo elogios de los suyos por pasarle la pelota a Sánchez y, a la vez, ganar él tiempo para una hipotética sesión de investidura en la que ya haya obtenido los apoyos necesarios. En ese sentido, desde Moncloa y desde Génova se apunta también a Ciudadanos.

Lo que tiene claro el actual presidente en funciones, y también la actual dirección del partido, es que debe ser el propio Rajoy el candidato del PP, tanto en un debate de investidura como en unas nuevas elecciones,.

De hecho, tal y como explican a ECD fuentes gubernamentales, el actual jefe del Ejecutivo ha asegurado, a importantes dirigentes europeos con los que ha contactado en los últimos días, que él será el que “intente evitar la formación de un gobierno de extrema izquierda en España”.



·Publicidad·
·Publicidad·