Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Perfiles ECD: Paco Vázquez, gran amigo de Rouco, se traslada al Vaticano renunciando a ofertas de Inditex y Unión Fenosa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Consejo de Ministros confirmó este viernes el nombramiento del Alcalde de La Coruña como embajador de España ante el Vaticano. El Confidencial Digital ofrece algunas pinceladas del perfil menos conocido de este singular socialista, con amistades sorprendentes y que deja en España significativas y apetitosas ofertas.

El Consejo de Ministros confirmó este viernes el nombramiento del Alcalde de La Coruña como embajador de España ante el Vaticano. El Confidencial Digital ofrece algunas pinceladas del perfil menos conocido de este singular socialista, con amistades sorprendentes y que deja en España significativas y apetitosas ofertas. Francisco Vázquez es un grandísimo amigo del cardenal Rouco Varela, ambos, por cierto, gallegos. Se ven regularmente desde hace años y sienten un sincero aprecio mutuo. Algo que se pudo apreciar públicamente hace tres años, cuando el edil coruñés convocó un almuerzo en el Hotel Palace de Madrid para celebrar con sus amistades la concesión de la Gran Cruz de Isabel La Católica por parte del Gobierno Aznar. En la mesa presidencial de aquella comida aparecía, en lugar preferente junto a Vázquez, el cardenal Arzobispo de Madrid, además del actual ministro de Defensa, José Bono. También le acompañaron en aquel festejo la plana mayor de UGT —reminiscencias de su pasado en el sindicato- o empresarios de postín como Amancio Ortega y José María Castellanos. Precisamente de su buena relación con estos viene otro dato significativo: Francisco Vázquez cambia La Coruña por Roma, renunciando en estos momentos a suculentas ofertas de importantes compañías gallegas. Según informaciones recogidas por El Confidencial Digital, el alcalde coruñés ha dejado atrás propuestas concretas para pasar a ser consejero delegado de Inditex, Unión Fenosa o Caixa Galicia. Para quienes le conocen bien, la marcha de Vázquez al Vaticano puede no ser tan buena jugada para José Luis Rodríguez Zapatero como éste podría suponer. Es cierto que el presidente del Gobierno aleja de España a un socialista atípico, completamente enfrentado con José Blanco y al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y más cercano en estos momentos a Alfonso Guerra, Felipe González o el propio José Bono, con el que ha compartido innumerables veraneos. Pero el político gallego va a tener en sus manos la posibilidad de enmendarle no poco la plana al jefe del Ejecutivo y su Gobierno. No hay que olvidar que Vázquez muestra unas profundas convicciones religiosas. Católico practicante, no tuvo inconveniente en ausentarse del Congreso y del Senado en los plenos en los que se votaron la ampliación de la Ley del Aborto (1998) y la Ley del Matrimonio Homosexual (2005). Convencido antiabortista, considera que hay vida tras la concepción del “nasciturus”, algo en lo que ha tenido mucho que decir la condición de médico de unos de sus hijos. Se ha manifestado repetidas veces contra la eutanasia, pues le ha tocado cuidar durante varios años a familiares gravemente enfermos, en la recta final de sus días. Estudió en el Colegio Mayor San Pablo CEU. Allí le impactó mucho coincidir con diversos teólogos de la liberación. Trabó amistad con Simeón de Bulgaria, de donde le viene un cierto conocimiento y buena relación con los ortodoxos. Admirador de Juan Pablo II y seguidor del entonces cardenal Ratzinger, hoy Benedicto XVI, en la etapa docente de éste en Alemania. Entre las aficiones de Vázquez destaca su valiosa colección de tebeos, una de las mejores de Europa en opinión de quienes han tenido acceso a ella. Su pasión por este tipo de bibliografía le lleva a intercambiar ejemplares hasta con Umberto Eco, otro gran aficionado a los cómics. Lector empedernido, amante de la música y de la arquitectura de vanguardia, mantiene inmejorables conexiones con los emigrantes gallegos en Latinoamérica. Gran amigo de la Reina Isabel II de Inglaterra, hay que recordar que en 2000 fue nombrado Caballero de la Orden del Imperio Británico, una decisión en la que pesó notablemente la visita que el primo de la reina, el duque de Gloucester, realizó en julio de 1999 a La Coruña, con motivo de los actos del 190 aniversario de la Batalla de Elviña. La distinción otorgada al político gallego, que sólo poseen otras 100.000 personas en el mundo, se materializó en un pergamino y un medallón con la figura de Britannia y el lema “Por Dios y el Imperio”.