Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Pesimismo tras el último ‘contacto’ con ETA, el pasado viernes: los “negociadores” temen un atentado en junio al estilo de la Terminal 4

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los ‘negociadores’ del Gobierno mantuvieron el viernes, día 1 de junio, un nuevo contacto con los representantes de ETA. Y salieron de esa reunión muy pesimistas: temen un atentado este mismo mes de junio.

El Confidencial Digital ha tenido acceso directo a los detalles de esa reunión con los interlocutores de la banda terrorista:

-- Fue el pasado viernes por la mañana, en un lugar distinto del que suele ser habitual, es decir, no en el caserío de siempre.

-- Los ‘negociadores’, tras escuchar a sus interlocutores, salieron enormemente pesimistas sobre la actitud de los etarras.

-- Por lo escuchado, tienen el convencimiento de que, antes de que termine este mes de junio, habrá un nuevo atentado a cargo de ETA.

-- Según los indicios que recibieron, todo indica que sería una acción terrorista del estilo de la perpetrada en la Terminal 4 de Barajas: una explosión potente, en un lugar significativo, que produzca mucha impresión en el país.

-- En principio, los terroristas no buscarán causar víctimas mortales.

Los reproches de ETA

De acuerdo con la información que tiene ECD, en el contacto mantenido este viernes los ‘delegados’ de ETA expresaron los ‘motivos’ por los cuales se disponen a perpetrar otro atentado, que tiene como finalidad acogotar al Gobierno y ponerle en situación de debilidad con vistas a más concesiones.

En síntesis, las reivindicaciones de los terroristas se resumen así:

-- A estas alturas, el Gobierno tendría que haber puesto ya en libertad a una treintena de presos etarras. El Ejecutivo ha recibido ya una relación de quiénes se verían afectados por esa medida de gracia.

-- La banda terrorista plantea recibir, de fondos estatales, una cantidad de dinero que le permita atender sus necesidades inmediatas para con los comandos y presos, dado que han visto mermados sus ingresos. Se cifra en los 15 millones de euros.

-- Los etarras creen que la cuestión de Navarra (es decir, el proceso de integración de esa comunidad dentro del País Vasco) va demasiado despacio.

-- Echan en cara al Gobierno de Zapatero que, aunque han logrado presentarse a las elecciones con las siglas de ANV, no han podido concurrir en todos los lugares donde querían.

Conde Pumpido no controla

Otro aspecto que molesta mucho a los etarras, y que echan en cara durante las conversaciones secretas que se están celebrando, es que el Gobierno no da garantías suficientes de que tenga controlado el mundo judicial.

A pesar de gestos llamativos como la libertad de De Juana Chaos, y la legalización parcial de las listas de ANV, en la banda se exige al Ejecutivo que mantenga a raya a los jueces. Por ejemplo, señalan al magistrado Grande Marlaska (que este fin de semana ha abierto una nueva causa a Otegi, por enaltecimiento del terrorismo) como uno de los que está muy activo en contra de ETA y sus entornos.

Los interlocutores con el Gobierno se quejan de que, en concreto, el Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido, no domine completamente a jueces y fiscales, singularmente en la Audiencia Nacional, pero no solo allí.

El ministro Alonso sigue al frente

Las informaciones de que dispone El Confidencial Digital indican que hoy mismo, lunes, está prevista una reunión entre los ‘negociadores’ que se han visto con ETA y el ministro de Defensa, José Antonio Alonso.

Tal como se adelantó en estas páginas –ver aquí noticia-, Alonso, persona de la máxima confianza de Zapatero, del que fue compañero de pupitre en León, ha recibido el encargo del presidente del Gobierno de coordinar el proceso de contactos con ETA.

Para eso, además de reunirse periódicamente con los ‘negociadores’ del Gobierno, recibir información directa de ellos e impartir instrucciones sobre por dónde continuar, el ministro de Defensa dispone de información directa del CNI, un centro que depende orgánicamente del Ministerio.