Miércoles 23/08/2017. Actualizado 17:53h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La Policía prepara un ‘otoño caliente’ si Joan Mesquida desoye sus demandas: ‘reventar’ la operación retorno y más control sobre el tema de ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El plazo se agota. Si en julio la postura de la Dirección General de la Policía no cambia, los hombres de azul presentarán batalla y declararán la “situación de conflicto colectivo” a partir de septiembre. Este es el mensaje que le acaban de transmitir a Joan Mesquida en una reunión donde hubo pocos acercamientos.

Los agentes tienen la sensación de que, desde que Joan Mesquida asumiera el mando único de Policía y Guardia Civil, en 2006, no ha hecho mucho caso a sus asuntos cotidianos. Según han contado a El Confidencial Digital, hace unos días, las organizaciones sindicales se reunieron con el dirigente de la fuerzas de seguridad y le pusieron sobre la mesa unas reinvindicaciones puntuales que llevan pendientes desde hace mucho tiempo. Sintéticamente, son las siguientes:

-- La reforma del catálogo de los puestos de trabajo, con el consiguiente incremento de los complementos específicos.

-- La reorganización de la jornada laboral o el incremento de la retribución de las 5 jornadas.

-- La reforma del Reglamento de Régimen Disciplinario o, cuanto menos, que se de un paso atrás y se apruebe, de una vez, el texto pactado con el anterior gobierno y asumido por el anterior Director de la policía, Víctor García Hidalgo. Según recuerdan a ECD estas mismas fuentes, el texto que les ha presentado el PSOE –por su cuenta y riesgo, sin contar con ellos- es “más regresivo y no hace más que reducir los derechos de los agentes y aumentar sus deberes” respecto al que está actualmente en vigor.

Si no hay un acercamiento en estos tres puntos básicos, se acabó el diálogo –advierten- y en septiembre se declarará situación de conflicto colectivo. Entones, las organizaciones se reunirán para estudiar qué tipo de presión pondrían en marcha.

El abanico es muy amplio según explican a ECD. Desde concentraciones y movilizaciones, hasta medidas en los aeropuertos, coincidiendo con la operación retorno, o un aumento de las críticas y exigencias al Gobierno respecto al tratamiento que ha tenido el Ejecutivo en el tema de ETA.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·